El impuesto revolucionario y la tarifa plana de la SGAE

La tarifa plana del canon, se entiende.

Está claro que la limitación de libertades digitales sigue avanzando legalmente. Grupos de presión (no diré mafiosa que pasa lo que pasa) consiguen pasito a pasito que la realidad legal de este país esté completamente amoldada a sus deseos, cientos de millones de euros en beneficios cada año que pueden seguir gastando en comprar mansiones… en promocionar nuevas reformas legales entre nuestros legisladores para ganar más aún. Una espiral, la pescadilla que se muerde la cola y vuelta a empezar.

Tras la introducción por parte del gobierno Aznar del canon digital por copia privada (y la presunción de culpabilidad tan poco común en un estado de derecho) y la desorbitada subida que el talantoso y talentoso presidente Zapatero le ha dado, lo único que nos quedaba ya era la tarifa plana para la SGAE anunciada por los ministerios de cultura e industria. ¿En qué consiste? Consiste en garantizar 100 millones de euros en ingresos a las empresas de gestión de derechos de autor (Público), para garantizarlo, el pago del canon se prorrateará en función de las ventas de objetos sujetos a canon. ¿Un sistema cojonudo eh? De esta forma los artistas se garantizan un dinerito aunque (1) no trabajen y (2) sus trabajos pasados no se vendan. ¿Te compras un iPod? Págale canon a Ramoncín, aunque sus obras ya no se vendan. ¿Te compras una impresora? Ahhhh que te crees que no sabemos que eres un pirata que no piensas comprar ni un libro más en papel, pasa por caja.

De hecho, y reduciendo al absurdo: ¿Te imaginas que eres el único que compra un objeto sujeto a C.A.N.O.N. durante el próximo año? Pues espero que te sobren 100 millones de euros, porque el peso de la tarifa plana caerá sobre tí como la espada de Damocles.

De momento, y mientras vuelven a subirlas (que seguro que será muy pronto) aquí tienes la lista de tarifas del canon digital, según fue anunciada por los ministerios de industria y de cultura, que por fin han hecho negocios. Ya han transmitido cuál será el impuesto revolucionario que los sucios pederastas piratas yihadistas tendremos que abonar para compensar por todos esos niños crudos que nos comemos cuando nos bajamos música (o algo parecido) de las redes esas del pedospé.

Las tarifas del impuesto revolucionario

  • Telefónos móviles y PDAs: 1,50 €
  • Grabadoras con disco duro: 12 €
  • Lápices de memoria: 0,30 €
  • Escáneres o equipos monofunción que permitan la reproducción de documentos: 10 €
  • Equipos multifuncionales de sobremesa cuya capacidad de copia no sea superior a 29 copias por minuto, capaces de realizar al menos dos de las siguientes funciones: copia, impresión, fax o escáner: 16,67 €
  • Equipos o aparatos con capacidad de copia de hasta nueve copias por minuto: 16,67 €
  • Equipos o aparatos con capacidad de copia desde 10 hasta 29 copias por minuto: 114,95 €
  • Equipos o aparatos con capacidad de copia desde 30 hasta 49 copias por minuto: 153,28 €
  • Equipos o aparatos con capacidad de copia desde 50 copias por minuto en adelante: 189,01 €
  • CDs: 0,17 €
  • DVDs: 0,44

Por suerte salgo del país varias veces al año, no apoyaré a los miserables ni con una migaja del dinero que tantas horas de trabajo me cuesta ganar. ¿Quieren dinero? Que trabajen. Pueden trabajar 5 días a la semana (un concierto por día) y descansar dos días seguidos como hacemos todos. Ya está bien de vivir del cuento.

Recordemos el Artículo 14 de nuestra constitución de 1978.

«Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social».

Siempre nos quejamos que el rey no es igual que el resto de españoles (por ej. alguien puede quemar mi foto sin que la fiscalía corra a apresarlo), pero ¿no les rechinan los dientes al leer ese artículo de nuestra sacrosanta y perfectísima constitución después de haber visto que por el simple hecho de cambiar de teléfono móvil o de pendrive una parte de tu dinero irá a para a los bolsillos de la SGAE, S.L.?

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment