Hablando en plata

«Las diferencias ideológicas entre los partidos están siendo exageradas. Lo que más importa es transformar el sistema.

(…)

Quizá entre el 70 y el 80% del programa de los partidos es ahora, por decirlo asi, interoperable.»

Timothy Garton Ash, hablando en plata.

Ash habla del Reino Unido, donde los partidos políticos no son tan diferentes como dicen serlo. Por diecisiete céntimos, ¿alguien es capaz de nombrar otro sitio donde eso esté sucediendo? Quizá no sea descabellado pensar que hay alternativas y que, también en esos otros lugares que ustedes han nombrado por 17 céntimos (anímense que los comentarios están abiertos) también sea importante cambiar el sistema para ampliar sus posibilidades, para no depender tanto del estéril cambio que supone, en ocasiones, quitar un partido partido en el poder para poner otro.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

16 Comments

  1. (musiquita del un dos tres)
    eeh Estados Unidos!
    España!
    Italia!
    Francia!
    Rusia!

    Wong!

    (Presentador)Nooooo, Rusia no, en Rusia no hay partidos políticos, hay mafias, dirigidas por el emperador Putin. Lo siento, otra vez será. Ha perdido sus 17 céntimos.

  2. Ya pero hay que tener en cuenta nuestra pirámide poblacional da pena.
    Demasiada gente mayor y seamos realistas la gente mayor es conservadora por naturaleza y no suelen comenzar revoluciones y si a eso le sumamos unos 15/20 millones de personas que votan a piñón PP/PSOE pues no hay mucho para donde tirar.
    Resumiendo somos un país viejo y que se mueve despacio; cuando nosotros vamos hacia algun lado el resto de países más dinámicos hace tiempo que ya fue y volvió.

    • Lo bueno que nos ha enseñado internet (y Linux) es que no hace falta convencer a la mayoría para construir cosas diferentes, muchas veces ni siquiera alcanzar lugar alguno en el estado o el poder económico: basta con encontrar a tus iguales, hacer el cambio comunitariamente y disfrutarlo. Que se una luego quién quiera, esté donde esté, tenga la edad que tenga o el pasaporte que tenga.

      • Creo que tienes en parte razón pero si quieres conseguir un cambio profundo en la sociedad necesitas alcanzar una “masa crítica” de apoyo político a tu proyecto en la población o de lo contrario te encuentras con “cosas” cómo la Ley de Economía sostenible o de cómo censurar Internet.
        Y que seamos sinceros solamente una amplía movilización podrá tumbar esa clase de iniciativas.
        Entiendo que tu filosofía es (no te ofendas por mi simplificación) “vive y deja vivir” el problema es cuándo no te dejan vivir por ejemplo el Estado cercenando libertades fundamentales.
        Cuándo me refiero de forma crítica al exceso de gente mayor lo hago desde un punto de vista genérico eso no quiere decir que no haya gente mayor con mayor apertura mental que gente joven.

        • Bueno, el camino que tomamos nosotros fue la transnacionalidad, si sumas la gente que quiere construir cosas distintas en distintos lados y simplemente te vas de donde el aire deja de ser respirable puedes ver frutos… y quién sabe si el ejemplo cunde en otros y pone un día en marcha un cambio de mayor escala ;)

    • No sé qué edad tienes pero creo que yo me sorprendo de lo conservadora (por cantidad y por calidad) que puede ser la gente de mi edad (30 > x > 25). No: demográficamente nunca se alcanzará un cambio, lo importante es ampliar los márgenes del terreno de juego para que todo tenga cabida.

  3. Respecto a lo expresado por Lucas, si bien es verdad que es muy difícil que se consiga llegar a una masa crítica que implique cambios profundos en la estructura social, eso no es impedimento sino un aliciente para desarrollar actividades y estructuras ajenas al sistema. Quizás tengamos que empezar por admitir que el cambio se debe desarrollar en principio a escala local, en lo y los que vemos a través de la ventana (mira el trabajo del Patio Maravillas), en que y como gastamos (aquí viene al pelo la cita de Vervus: cada euro que gastas apoya algo, ¿sabes bien qué estás apoyando?). Hay que crear comunidades desde y por la comunidad.

    Ayer publicaron en Público una entrevista a María Naredo “Si la ciudadanía se reapropia de las aceras y las calles, la seguridad vendrá por añadidura”, en la quisiera remarcar un parrafo al respecto del tema que tratamos:
    En el modelo hegemónico de seguridad la función protectora se ha delegado a estrategias e instancias formales que ya en su origen no fueron creadas para garantizar seguridad, sino más bien para producir disciplina. Hemos pasado de confiar en nuestro entorno más cercano, en la solidaridad y el apoyo mutuo, en el control informal del vecindario y las calles transitadas, a tener como referentes únicos de seguridad a la policía y los juzgados. Cuanto más solos nos sentimos, más acudimos a instancias que no pueden garantizarnos la seguridad porque no están realmente creadas para eso.

    No es cuestión de cambiar sistemas, es que hay que reinventarlos.

    • Exacto, Teodoro qué gran comentario. No es cuestión de cambiar un sistema y poner otro: es má cuestión de creer en el cambio, sobre todo en nuestro entorno. Si cambiamos nuestro entorno, ¿no equivale a cambiar nuestro mundo, al menos un poquito? ¿No generará eso un cierto deseo en los demás de mejorar también su mundo? Seguro que sí. Pero sólo no se puede: hacen falta los demás, una comunidad de gente afín que también crea en ese mismo cambio.

      • El problema es que cuando algo funciona, tiende a expandirse, y cuando ese algo se ha expandido por todo el mundo, empieza a interesar a Estados y empresas, que empiezan inmediatamente planes sistemáticos para su control absoluto. Y si no que se lo pregunten a la ya bastante violada señorita internet, y todo lo que aún le queda por sufrir.

  4. Sin duda, es un criterio común de gallegos, asturianos, cántabros, vacos, navarros, aragoneses, catalanes y de ahí, hacia el sur.
    La otra es la manía de adelgazar el Estado que tienen algunos para privatizarlo todo y poder disponer así, de mas carguitos para poner a sus cuñaos y asus ex- ¡que son muchos!
    Salud os

    • Muy al contrario. Parece que digas que la fuente del enchufismo es la privatización. Al revés. Cuando la empresa es privada juegas con tu dinero, te interesa que haya buena capacitación. Sin embargo cuando se trata de empresas públicas(esto es RTVE, RENFE y compañía, sin oposiciones) o corporaciones infestadas de cargos políticos (esto es, ayuntamientos de toda España, por cargos políticos se entiende de adjudicación directa y que no requieren capacitación), donde juegas con la pasta de los contribuyentes, te pagan un sueldo fijo, y no te pica el bolsillo, ahí es cuando enchufas hasta al vecino del quinto, como paga el contribuyente a tí plin.

      La privatización hasta cierto punto hace que esas empresas funconen… como cualquier otra empresa.

      • Por dios no digas esto ni de broma.
        Que las administraciones públicas tienen muchos defectos no voy a ser yo quién los niegue pero pensar que la privatización mejora un servicio solamente porque lo gestiona una empresa es ingenuo y te cito dos ejemplos.
        Telefónica: antes monopolio público ahora casi también monopolio pero privado, ha mejorado sus precios o su servicio o su redes de datos (internet) por ser privada????
        En Gran Bretaña privatizacion totalmente el ferrocarril (hace unos cuantos años no recuerdo exactamente) y la tasa de accidentes se disparó brutalmente porque los nuevos gestores privados recortaban de seguridad y mantenimiento porque no genera “beneficios solamente gastos”….
        Y un ejemplo más reciente pero con los ahorros lo tenemos con los bancos y las hipotecas subprime pensar que la gestión privada per se es mejor es un error (no digo que en determinadas circunstancias no se puede estudiar su aplicación).

        • Lucas, creo que las cosas no están ni en un sitio ni en otro.

          1. Lo que Darth_SHAKER comenta sobre el enchufismo en los entes públicos es rigurosamente cierto. Lo vemos cada día, no hay nada como ser cuñado-de o hermano-de.

          2. Si la alternativa es privatizar y vender a gente sin escrúpulos que no dudan en generar desrealización laboral en unas personas de las que piensan prescindir sin pestañear en cuanto haga falta, evidentemente no se soluciona ningún problema.

          ¿Qué tal si nos paramos a pensar que hay otras formas de ver la empresa privada? Creo que se ataca en demasía al sector privado cuando en el fondo lo que falla es una determinada visión de esa empresa privada (sí, la visión dominante actualmente, sin duda alguna) pero hay otras muchas maneras de entender esa empresa privada –que pueden tener tamaños macroscópicos, por cierto– que son infinitamente más agradecidas con las personas que se involucran en ellas sin caer en los problemas de los entes púbicos en lo que todo sale demasiado caro porque a nadie le duele de su bolsillo.

Submit a comment