Sí, Virginia… en el futuro sólo habra timelines

Yes, Virginia... there is a Santa Claus

El 21 de septiembre de 1897 se publicó en el The Sun (el de Nueva York) una de esas piezas que trascienden al tiempo y cuya memoria llega hasta nuestros días. Los compañeros de colegio de Virginia O’Hanlon, a sus 8 años, le dijeron que no había un Santa Claus; para que nos entendamos, «los reyes son los padres». Cuando ella preguntó a su padre, éste tirando de puro argumento de autoridad frente a una niña incapaz de medir la magnitud del invento le responde «si lo ves en el The Sun es que es verdad, ¿no es así?». Parece que de un tiempo a esta parte todo lo que no sea un «muro», o timeline no tiene futuro. Y, sin embargo, los proyectos más interesantes de la Internet actual no tienen timeline.

Sobre Google Wave

Intento, cada vez más, abstraerme de comentar el último hype tecnológico de turno. Por eso en su día no comenté nada sobre Wave.

Aunque espero probarlo (la curiosidad la tiene uno) para ver su verdadero potencial, de momento mi opinión al respecto, plasmada en texto en un comentario en lo de David que creo conveniente ascender a post.

Tan bonito como terrorífico. Me recuerda a un pasaje de El señor de los anillos (pasaje que, por cierto, quedó fatal en la peli) en el que Frodo ofrece el anillo único a Galadriel y ésta le contesta «¿me darías a mí el anillo? ¿para derrocar a Sauron? ¿y en el lugar del señor oscuro pondrías a un ser igualmente poderoso pero bello, al que nadie se resistiría?». Pues igual: si Wave es lo que va a desbancar a los caralibros, malamente vamos, jeje.

Por suerte o por desgracia, soy escéptico sobre el éxito de Wave. En una web en la que Microsoft no se atreve a cambiar la intefaz de Hotmail porque sus usuarios se perderían y no lo entenderían y en la que Google sufre exactamente el mismo fenómeno con la interfaz de YouTube (todas las demás webs de vídeo han superado ya con creces la interfaz de YouTube), el cambio de paradigma que propone Wave es enorme.

Además, eso de ver lo que escribe el otro en tiempo real tiene muy poco de novedad. Eso ya lo hacíamos hace 12-13 años con ICQ, y lo dejamos de hacer por motivos que ahora parecen haber caído en el olvido: traía más malentendidos de los que solucionaba. ¿Por qué iba a ser diferente en 2009 de lo que fue en los 90?

Creo que ese bloqueo que se produce ante la reticencia a adoptar un sistema hipotéticamente superior debido a la comodiad y familiaridad del hipotéticamente inferior ya en uso se llama encasquillamiento, pero esas cosas las explica Juan Urrutia mejor que yo. Yo creo que Wave tiene que luchar contra un encasquillamiento enorme: nada en internet nos es tan familiar como el correo-e y pocas cosas que nos cambien nos hacen ser tan reticentes como cambios en el correo electrónico.

No me culpen por la breve y furtiva explicación que doy en ese comentario; lo escribí rápidamente y sólo después pensé que merecía la pena convertirlo en post.