Escenificando un mensaje que es dos veces falso

La actuación contra Teddy Bautista de la última semana, ampliamente publicitada por los medios de comunicación, conduce a error de dos maneras importantes:

  • La primera, porque hacen creer que la ley actúa contra todos por igual, bajo lo que se ampararán futuras represiones aún mayores en materia de propiedad intelectual y restricción de copia.
  • La segunda porque al personalizar el ataque y demonizar a un individuo concreto pretenden enviar el mensaje de que el sistema en sí de restricción de copia es válido y sigue vigente,descartando que sea una verdadera obscenidad en tiempos de Red neutra y bricolaje nativo. El mensaje es que el motivo último de que no funcione, el responsable del malestar social acumulado en este ámbito, es la mala gestión de este individuo. La escenificación pretende decirnos que «muerto el perro se acabará la rabia», cuando el mundo está lleno de zombies que ni respiran, ni tienen corazón, ni se derrumban (aunque nadie sepa explicar por qué).

Por esos dos motivos creo que el mensaje que se pretende enviar con esta escenificación, exagerada y a destiempo, es doblemente falso, doblemente manipulador.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

6 Comments

  1. Estoy de acuerdo. La atención se desvía a estos individuos y el propio sistema no es puesto en cuestión. Y, efectivamente, la justicia actúa igual para todos, ¡que se prepare el resto de mortales…!

  2. Ya sabemos cómo va esto. Algunos en el poder solo saben manejar la opinión pública en base a la acción espectáculo, y se ha decidido que era buen momento para pinchar el globo de la SGAE para ganar un poco de oxigeno ante los indignados y el resto de la opinión pública. Esa es su intención y otra cosa es el resultado que consigan.
    Por supuesto, la caída de Teddy Bautista está ayudando a poner de nuevo encima de la mesa la cuestión principal, que es el debate sobre los derechos de Autor. Lo cual siempre será positivo.

    Lo que hay es un gobierno intentando manejar los tiempos y los sucesos a favor de su propia agenda, sin darse cuenta de que esto ya no es un juego de uno o de dos, sino que, tal y como están las cosas, el melón está abierto y la masa ya no es un mero oyente que asiente y aplaude…

    Veremos en qué termina la cosa…

  3. Salud

    La verdad es que tengo una lectura bastante distinta sobre la información que se ha dado sobre este caso, o desinformación.
    – Por un lado, no muestra que «la ley es igual para todos», da sensación de que sobre algunos se actúa lento y sobre otros «rápido», es como otros casos de corrupción, mucho ruido y pocas nueces, y que deja ese saborcillo de «los han pillado por un detalle y no por el conjunto», y que al final se irá de rositas o con solo una palmada en el trasero (solo hay que ver las peticiones del fiscal para sentir que el hurto en baja escala está más perseguido y castigado que el robo de guante blanco);
    – También hay que tener en cuenta que es una actuación penal, así que evidentemente está centrada en las «personas que presumiblemente delinquen» y no en las organizaciones o sistemas como tales, no es una actuación «contra el sistema» porque quienes actuarían «contra el mismo» son los presuntos delincuentes, es una actuación «pro sistema», como toda actuación penal.

    Aprovechar para cuestionar el sistema de derechos de autor actual más sería aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid (este mismo tipo de apropiación indebida se da en otras empresas, públicas o privadas), sí podría servir, como mucho, a cuestionarnos la calidad del control sobre las subvenciones dadas (algo que estamos viendo en muchos pero que muchos casos, se dan subvenciones y no se controla su uso -no es algo tan generalizado, ya he visto cómo, cuando quieren, controlan hasta el último centavo gastado en una subvención pírrica que no llega a cubrir gastos de local, pero cuando se dan estos casos suelen ser subvenciones millonarias-).

    Voy a ponerlo de otra forma: ¿Si un funcionario malversa fondos de la Seguridad Social debemos cuestionar la Seguridad Social? ¿Si un banquero roba de un fondo de pensiones debemos cuestionar el sistema privado de fondos de pensiones? ¿Si en una cooperativa el gestor roba dinero debemos cuestionar todo el sistema cooperativista? Ojo, no digo que tengamos que estar de acuerdo con esos sistemas, sino que, «en ese caso», el tema no va sobre el sistema, sino sobre qué hizo para robar y cómo (y, como mucho, qué controles fallaron y por qué).

    Desde ese punto de vista el caso «poco» tiene que ver con los derechos de autor en realidad (entrecomillo porque el dinero que malversan sale de ahí, pero como si viene de donativos de caridad, subvenciones a parques eólicos o fondos de pensiones) y las principales «víctimas directas» en este caso son los afiliados a esa entidad de gestión (es a quienes se ha estafado). Ahora, es un caso en una entidad de gestión (¿de siete?), no en todas (aunque sea la más grande en volumen de negocio), con lo que pasarlo a hablar de la perversidad del sistema es, cuando menos, aventurado.

    Cuestionar el sistema por la malversación o mala gestión que sí puede existir en una (o en todas) es un error de base, en esta bitácora sobran motivos para ponerlo en jaque y considerarlo caduco, pero la «posibilidad de malversación» no puede ser uno de ellos, también hay en cooperativas donde un administrador se beneficia como no debe y no por ello cuestionamos todo el sistema cooperativista. Los motivos no pueden ser que «se puede robar» o que la «gestión centralizada permite que se robe», porque toda gestión lo permitiría. Y menos cuando a quienes se roba son a quienes el sistema pretende premiar.

    Creo que es un caso donde sobra la desinformación, en el primer «bloque de noticias» recibidas ni siquiera quedaban claros los cargos, se relacionó rápidamente con el canon digital cuando tampoco iba por ahí la cosa (y el primero en hacer esto es el gobierno).

    Hasta luego ;)

  4. Entiendo que cuestionar el sistema por el fallo de un individuo puede inducir a errores. Errores que no están tan lejos de los que cometemos cuando no cuestionamos el sistema porque está poblado por individuos corruptos que, una vez extirpados, dejarán un sistema sano.

    En la segunda línea nos encontramos a Sinde alabando la decisión de SGAE de apartar a Bautista de su cargo. ¿Le reímos la gracia a Sinde cuando sabíamos cuál sería el rumbo desde antes de que lo manifestaran? Es una campaña de manipulación a buen tiempo: el gobierno necesita ganar puntos de cara a unas elecciones que se le presentan muy duras por una serie (creciente) de factores… y alguien debió pensar que un poco de río revuelto jugando a confundir al personal les renta de alguna forma.

  5. Que la sociedad cuestione un determinado sistema de derechos de Autor por un escándalo como el presente es, cuanto menos, bastante más legítimo que la imposición previa de ese mismo sistema por parte del gobierno sin escuchar en absoluto a la propia opinión pública mayoritaria.

    La actuación de Sinde evidencia dos cosas: Primero, que no se da por aludida respecto a las voces que la señalan como responsable último y que, tal y como se esperaba, no piensa dimitir (Dimitir en España? Qué es eso??).
    Segundo, que utilizan la caída de Teddy y la actuación contra la SGAE para darse aires, quitarse presión de encima e intentar afrontar las elecciones sin tantos cadáveres encima.

    El que la opinión pública se trague el anzuelo, y se dé por satisfecha con las sobras, es una cosa que habrá que ver en los próximos meses.
    Personalmente creo que no les dará resultado.

  6. Lo que sin duda deja en evidencia el caso es que el sistema vigente contaba con una imbrincación tal con el estado por el cual que se sentían libres para obrar y disponer a su antojo (de hecho llevan diez años sin control ni del Ministerio ni de las CCAA). Es decir, no cuestiona en si mismo el modelo (es la responsabilidad delictiva de unos individuos) pero sí es sintomático de un privilegio ilegítimo.

Submit a comment