Dijo el kioskero

«No quiero un país de blogueros», dijo el kioskero mayor del reino (y encantador de serpientes a tiempo parcial), tal y como comentan en ese foro de expresión de kioskeros y otros gremios asociados que es El País, donde todo lo que sea recentralizar la red (twitter incluido) recibe siempre un eco mucho mayor que el necesario y un respaldo sin fisuras.

No quiero un país de blogueros. El mensaje está a la vista para el que lo quiera ver: quiero un país de consumidores obedientes, que dejen de usar el navegador para usar aplicaciones específicas para cada ¿web? (no, nunca más web sino servicio) que te permitirá leer contenidos, habitualmente con DRM, si puede ser pasando por caja para cada uno de ellos. Ya saben: si eliminamos todo lo demás (blogs incluídos) aun la prensa podrá vender sus publirreportajes a un precio razonable. Este Jobs no dejará nunca de sorprendernos con sus tirabuzones y triples mortales inversos hacia atrás.

El reto para Jobs no es sólo conseguir eliminar todo lo demás (ahí tiene tarea para rato), sino hacerlo sin conectar la máquina del tiempo para volver a la década de 1980, porque en esos años el kioskero mayor del reino no tenía kioskos. Perra vida.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment