Por qué las tarifas con límite de descarga destruyen la neutralidad de la Red

Cuando hablamos de neutralidad de la Red hay dos conceptos que son diferentes pero aparecen siempre muy cerca uno del otro: por una parte hablamos de la tendencia hacia el final de las tarifas planas y por otro de los continuos ataques contra la neutralidad de la Red. No son lo mismo, pero ¿qué tienen que ver? ¿Por qué el final de las tarifas planas es muy mala noticia para la neutralidad de la Red?

Sin neutralidad, cables cortados

Qué es una tarifa plana. Qué es la neutralidad

Una tarifa plana es la que a cambio de una cuota (generalmente) mensual da acceso a Internet sin límites de horarios de conexión ni de cantidad de datos transferidos. La velocidad (sea alta o baja) no tiene nada que ver. El acceso a contenidos especiales (páginas de pago, películas, series, o comprar entradas para conciertos) obviamente no está incluido. Pero con una tarifa plana debes poder conectar tu ordenador con cualquier otro ordenador de la Red, sin más límites de conexión, tipos de datos intercambiados y protocolos a emplear que el que se establezca entre esos dos ordenadores, que son «soberanos» en ese aspecto.

La neutralidad de la Red es la imposibilidad de bloquear la conexión entre dos máquinas cualquiera ni de ralentizar el tráfico entre la misma en función del tipo de información que están intercambiando. Dicho de otra forma, además de defender la libertad de información, obedece a la máxima de que «un bit es siempre un bit, sin importar para nada la pieza mayor de información -mensaje, noticia, obra cultural o de ocio- de la cual forma parte». A las operadoras y al Estado les encantaría eliminar la neutralidad de la Red, para poder cobrar a voluntad (los primeros) y para poder controlar la información y censurar cuando se les antoje (los segundos). Una vez más, eliminar la neutralidad de la Red hace más difícil emprender porque introduce nuevos ámbitos en los que tener acceso intensivo a capital (vamos, tener montones de dinero en los bolsillos) supone una ventaja competitiva frente a los que no tienen dinero pero sí tienen ideas. Sobre la neutralidad de la Red hablé extensamente en el libro del mismo nombre que publiqué a finales de 2010.

La lenta erosión de la tarifa plana

Aquí se han escuchado tambores de batalla, pero aún no se inició la guerra. En Estados Unidos ya son varios ISP que desde 2009 han ido eliminando esta modalidad de su oferta. El último, Comcast hace apenas unos días. TimeWarner hizo lo mismo hace unos años. Hay zonas del mundo donde las tarifas jamás fueron planas, como pudimos comprobar en Montevideo durante los meses que pasamos allí durante 2011. Por supuesto, ningún ISP da tarifas planas para el móvil y en el mejor de los casos permiten navegar por la web pero bloquean otros tipos de conexión (como conexiones tipo p2p).

Quienes en los noventa peleamos y peleamos para conseguir tarifas planas ya sabemos lo que hay al otro lado, y por eso no nos gusta. Sin tarifas planas volveremos a mirar con lupa los datos que consumimos, la factura (aunque a la tarifa la seguirán llamando plana) estará segmentada lo que significa que «por error» de la operadora o por descuido nuestro nos podemos llevar un susto de espanto el mes menos pensado. Al pensar en todo lo que hacemos se frena la adopción de nuevos servicios y tecnologías, y emprender en Internet es más difícil (hay menos público) justo cuando lo que necesitamos son emprendedores. De todo esto hablé en profundidad en 6 claves sobre las tarifas con límite de descarga. Debemos no olvidarlos, porque en los móviles nunca hemos tenido (y a estas alturas creo que nunca tendremos) tarifa plana.

Cómo se relacionan el final de las tarifas planas con el final de la neutralidad

¿Qué sucede cuando desaparece la tarifa plana que pone en peligro la neutralidad de la Red? Mientras la Red es neutra y la tarifa es plana no tiene sentido cobrar más por acceder a ciertas páginas como si fueran canales de tele por cable. Y lo que es más importante: tampoco tiene sentido cobrar menos. Imagine que usted tiene un salario mensual de 100 u.a. (unidades arbitrarias, así no nos preocupamos de en qué divisa hagamos las cuentas) y que su acceso a Internet le cuesta 50 u.a. con un tráfico contratado de datos de 250 MB para ese mismo mes. Parece una cantidad de datos bastante justa, de forma que si el ISP pacta con un proveedor cualquiera (por ej. Google, o Facebook, o quien sea) que el tráfico entre tu router y sus servicios no esté incluido en el límite de datos seguramente lo recibirás de buena gana, así podrás reservar tus 250MB íntegros para otros servicios. ¿No es así?

Pero resulta que ahí se ha roto la neutralidad, quienes más dinero tienen para pactar vis à vis con los gigantes teleoperadores son quienes se aseguran un hueco en tu dispositivo, tan sólo porque consiguen una ventaja a golpe de talonario. Su servicio podría ser peor, o menos útil, pero es definitivamente más barato. Pero ahora llevémoslo un paso más allá, los teleoperadores no necesitarían que Google, o Facebook, o quien sea realice este tipo de ofertas. Ellos mismos comenzarían a premiar el uso de sus servicios bonificándo el mismo al no incluirlo en el tráfico de datos. Así, podrías usar el servicio en streaming de Filmin o el de tu ISP, sólo que este último podría haber decidido regalarte ese tráfico de datos y no incluirlo en la factura… a cambio de que alquiles la película con ellos.

Parece un mundo extraño, ¿verdad? Piensen que no he inventado nada, servicios como Facebook Zero funcionan así desde hace 2 años, precisamente en una mayoría de países pobres en los que pagar Internet móvil es caro. Facebook se asegura así que toda una generación al borde de la exclusión, que seguramente no puede tener acceso a Internet móvil en absoluto, use diariamente sus servicios. Cuando tenga 20 años y un trabajo más o menos normal, vaya usted a convencerle de que Internet es algo más de lo que él ha usado desde que tiene uso de razón. En España, Facebook anunció en 2010 que subvencionaría las llamadas VoIP entre sus usuarios, siempre que usen la aplicación de Jajah (Telefónica).

Conclusión

Aunque al principio del post he separado neutralidad y tarifas planas, lo cierto es que están muy unidos, ¿por qué? Porque cuando existe límite de descarga, negociar con el operador para que el tráfico hacia o desde mi servicio no sea incluido dentro del límite rompe la neutralidad de la Red, y es algo que sin duda comenzará a suceder. No sólo porque gigantes como Facebook ya hayan explorado esa posibilidad, sino porque los operadores mismos comenzarán a priorizar sus servicios sobre los de la competencia. Si las tarifas planas se extinguen también en Europa o Estados Unidos, ése será el futuro también aquí: los padres no pagarán Internet móvil a los niños, pero éstos podrán usar los servicios de dos o tres gigantes, desarrollar hábito y costumbre hacia ellos… pensar que Internet son ellos, y nada más fuera de ellos.

Limitar el tráfico es un cambio de reglas tan grande que todo el control recae de repente sobre los operadores. Sin duda, eliminar las tarifas planas es una malísima idea.

4 opiniones en “Por qué las tarifas con límite de descarga destruyen la neutralidad de la Red”

  1. Salud

    Bueno, «a los primeros» (las operadoras) también le interesa lo que quieren los segundos (controlar la información y censurar lo que les interese), incluso les interesa para poder cumplir lo primero: Ganar más. Y de paso poder cargarse a la competencia (vamos, qué maravilla para un ISP el bloquear cualquier información que le perjudique, sus propios clientes nunca podrán acceder a información que les fastidie de alguna forma, aunque sea indirecta, casual, a ellos o a sus intereses vinculados, que no son pocos; a la par que el usuario solo reciba información negativa sobre la competencia, no vea sus anuncios y demás).

    En realidad el panorama que describes (y al que vamos, y en el que estamos con los celulares) es mucho peor, pero mucho peor, que esos noventa (y principios de este siglo) y las «tarifas onduladas» de conexión telefónica, ¿por qué? Porque lo que antes limitaba era el tiempo de conexión (pagabas por tiempo, independientemente de lo que descargues, y sin tener «tiempos extras» pagados por «servicios» que rompieran la neutralidad), en otras palabras, la red aunque limitada temporalmente, era neutra (como puede ser la comparación entre quien tenga un ancho de banda bajo y uno grande, uno podrá descargar y subir más que el otro, pero no se discrimina, en principio, por lo que se quiere bajar y subir).

    ¿Que los ISP quieren acabar con las tarifas planas? O al menos con la generalidad de las mismas, con el fin (declarado mas no real) de «ofrecer tarifas más reducidas y ajustadas al consumo real de un usuario»… Fale, fien, ya que «declaran» esa finalidad tan noble, que tengan prohibido realizar contratos (o prácticas de cualquier tipo) que atenten contra la neutralidad de la red (en otras palabras, exigir al -y conseguir del- Estado una legislación en ese sentido, y un cumplimiento estricto de la misma), vamos, que se les impida hacer lo que ahora están haciendo en los celulares y quieren hacer con toda la Red. Más de una ISP verá que no es rentable/negocio/conveniente la tarifa no-plana cuando no pueda hacer «negocios por todos lados» con la misma (esto es, cobrar a la larga más al usuario y cobrar de empresas como FB, Google o la que sea).

    Hasta luego ;)

  2. Me hacen un montón de consultas diciendo que quieren cambiar sus conexiones a internet de red fija a móvil porque son más baratas y también son ‘tarifas planas’.

    Cuando les explicas que son ‘tarifas planas’ limitadas (que incongruencia de término) u ondulantes (vaya eufemismo) empiezan a recular. Muchos he visto que se han vuelto a cambiar a red fija tras probar la móvil y ver que cuando te limitan a 56 kbps no va ‘ni pa atrás’.

    Está claro que los proveedores juegan al engaño con frases como ‘sin límites*’, ‘para toda la vida*’, etc. pero son iniciativas como la tuya las que abren los ojos de los consumidores que parece mentira, no hayamos aprendidos y no sospechemos de las ofertas llamativas, no leamos un poquito para informarnos y nos dejemos engañar tan fácilmente.

    Démonos de baja de las tarifas de internet móvil y verán como aprenden y empiezan o ofertar tarifas planas de verdad. Que quiten las tarifas planas en red fija y verán cuantos nos damos de baja. Yo tengo red gratuita del ayuntamiento en todo el pueblo, si sólo puedo hacer consultas, me vale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *