El certificante que no podía certificar

O mejor dicho, que no podrá certificar; porque el mal que ya hayan hecho ahí se quedará ya que no piensan revisar las máquinas que dejaron pasar. Sí, yo tampoco lo entiendo; o mejor dicho lo entiendo demasiado bien.

Ciber Inc., uno de los certificantes de máquinas de voto electrónico (de esas que se crackean con facilidad) ya no podrá certificar más máquinas de este tipo al no haber justificado debidamente cómo certifican que las máquinas funcionan correctamente y que son seguras. Y el problema no son los mensajes tranquilizadores de la compañía a sus inversores, sino que el problema es endémico de EEUU, donde el caos administrativo (caos es un decir, porque cuando quieren organizar algo lo hacen muy bien) hace que ninguna agencia tenga competencias para certificar estas máquinas, recayendo todas estas funciones en cualquier empresa privada que gane la acreditación para certificar, y si era un bulo y luego te revocan la certificación pues nada… ya has hecho caja, tus amigos han ganado las elecciones y todos contentos. ¿no?

it’s the american way! ¿Se imaginan algo así en España?

«Pepe, he fabricado una máquina pa’ votar, ¿me sellas un par de papeles?»
«Claro Paco, eso ni se pregunta

Ni siquiera podemos decir que estemos contentos, porque esto es una gota en el mar. Al no depender de instituciones públicas no existe control sobre quién gestiona las demás certificadoras (imaginen a Diebold y a un satélite de esta fabricando y certificando en serie). Además no se va a legislar de modo que la certificación sea pública, transparente y que garantice la decisión del pueblo. Y pedir eso es pedir algo tan mínimo que para Jason Kitcat (experto en voto electrónico) ni siquiera sería suficiente. Para quien no lo conozca Jason Kitcat estuvo trabajando en el desarrollo de software libre para estos sistemas y lo dejó en favor de una oposición total a este sistema cuando se dio cuenta de que ni siquiera con Software Libre, transparente, evaluado e inspeccionado públicamente se podía garantizar la limpieza en unas elecciones con voto electrónico.

Por cierto que hoy mismo hemos sabido que aunque en Holanda (y a pesar del crackeo televisivo en directo) aún pretenden emplear voto electrónico el próximo marzo, hay un nuevo problema y es que el servicio de inteligencia holandés ha evaluado 1200 máquinas y ha elaborado un informe en el que afirma que no son fiables, pero que no son tan malas que no se puedan usar en las elecciones municipales. Ver para creer, que luego no se sorprenda nadie si obtiene cero votos.

Sobre voto electrónico, sus maldades para la democracia y la oposición frontal que mantengo hacia este uso de la tecnología he hablado tanto que le he dedicado una categoría en el blog. Si os preocupa el tema estáis invitados a seguir leyendo…

Como diría Edger, «tinc un somni, i no precisament americà» (tengo un sueño, y no precisamente americano)

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

One Comment

Submit a comment