Birmania, la libertad de prensa y la libertad de información

«La revolución de los monjes» titulaba hoy un noticiario que he visto mientras almorzaba acompañado. Se ve que la revuelta social en Birmania, que no he podido seguir debidamente por estar alejado de internet y periódicos, ya tiene nombre.

Pero eso no es lo que yo quería comentar. Lo que yo quería comentar es que, como siempre, cuando la cosa se pone fea la gente inocente son los primeros en pagar el pato, y para asegurarse que nadie se va sin pasar por caja nunca se escatiman medios.

Leo en la edición en papel de Público (que podemos leer íntegramente en Publico.es, qué comodidad para buscar la referencia) que el país está completamente fuera de la red, que los cibercafés han sido cerrados y que el teléfono no funciona.

Por otra parte conversando me han comentado que un periodista ha muerto a sangre fría disparado por los militares. Las imágenes las tiene El Mundo en su web y realmente es desagradable (aviso).

Sé que así son las cosas a veces, pero de verdad es grave que las cosas no mejoren: se calienta el ambiente y matan a periodistas (ahora este chico japonés igual que hace un tiempo mataron a Couso) y cerrar el acceso a los medios de información independientes (eso, hoy día sólo se puede encontrar en internet).

Control de la información, de una y otra forma, para controlar la política y las vidas de todos. Estamos de vuelta y, como casi siempre, hablando de cosas malas, pero entenderán que sin tiempo para leer muchas noticias esto es lo que tenemos y quería comentarlo.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment