Biblioteca Digital Hispánica: la privatización de la Biblioteca Nacional

Eso que yo afirmo en el título es lo que se preguntan en 20minutos en un artículo al que he llegado gracias a JA Millán.

Para esta digitalización se ha empleado un software privativo perteneciente a ExLibris, una empresa israelí, y al final de cada página digitalizada hay una nota de copyright: © Biblioteca Nacional de España.

Al pie de la página web la nota reza: © 2007 Ex Libris y Biblioteca Nacional de España.

¿Está la biblioteca nacional cercando el domino público contenido en la biblioteca nacional? Peor aún, ¿por qué ExLibris aparece como propietario de un monopolio de restricción de copia de unos libros que durante décadas han pertenecido a todos? ¿Tan sólo por ofrecer el software, tan sólo por escanear? Qué bajo vendemos nuestro patrimonio.

El dominio público reducido, justo cuando mucha gente lo amplía voluntariamente. ¿Sería posible imponer esa restricción de copia si los libros estuvieran bajo GNU FDL? ¿Qué opciones tenemos para apoyar la devolución si ésta se comporta a la restricción de copia de una forma tan débil como la licencia BSD se comporta al software libre? Sé que la virtud está en abandonar todo pragmatismo y pedir el ideal pero, ¿no es contraproducente a veces? Son preguntas que por más que lo pienso, hace tiempo que no logro responder.

Dudas chungas para un miércoles de lapso. Seguramente no verán un nuevo post hasta el lunes, si no salgo en las noticias es que estoy vivo; tan sólo lejos de mi teclado.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

One Comment

  1. Salud

    (esto lo explican en el artículo de Consumer Eroski copiado por 20Minutos) Es un error demasiado común tal vez, confundir, en este tipo de obras, el contenido con el continente. Dicho de otra forma, todo ese material sigue estando en el dominio público, y justamente por eso alguien puede crear una edición concreta y arrogarse esos derechos sobre dicha edición (sea digital o “de toda la vida”). un ejemplo sencillo, si yo edito y publico “El ingenioso hidalgo Don Quixote de la Mancha”, este sigue siendo de Dominio Público, PERO mi edición en concreto puede llevar una bonita © (espero que salga bien), cualquiera puede hacer una edición de El Quijote, pero nadie, sin mi permiso (sin contar los límites) podrá fotocopiar/reimprimir el libro que yo he editado. ¿He privatizado El Quijote? No. ¿Es esto lógico? Sí (dentro de la lógica legal), en tanto que no se está reclamando posesión sobre la obra en dominio público, sino sobre el formato. En en caso de la BN, es justamente eso lo que pasa, no hay “privatización” de las obras en ningún caso (un tanto curioso que el tercero se lleve parte de los derechos), sino de la edición concreta de las obras (esto no significa que esté de acuerdo con esto, ahora entro en ello).

    El problema en este caso es otro: Creo que la administración, sobre todo en temas digitales, está anclada en su propio pasado (lo que ya es decir), y es incapaz de ver más allá de las formas de toda la vida, y esto le lleva a esa “©” en el trabajo final de digitalización (obras “distintas” que el original en Dominio Público), no se les pide que hagan nada ilegal ni mucho menos, sino que “con lo de todos” (como la BN) debemos exigir que hasta el continente “sea de todos”, porque sino seguiremos avanzando muy lento. (y en esto, que realmente es EL fondo, coincidimos ;-) ).

    Al menos, como muy poco, una “edición web” (de calidad, eso sí, pero no de “hipercalidad imprimible a millones de puntos por pulgada” que tal vez no deseen sacar “para todos” para evitar que algunos se lucren con ediciones propias mientras que la BN contaba con recuperar parte del dinero invertido en la digitalización mediante la venta de libros del material digitalizado… o cosas más raras que se les pueda ocurrir).

    En fin, a hacer bulla, que la causa es justa.

    Hasta Luego ;)

Submit a comment