Apps

Aunque pagues por ello, todavía eres el producto

Apps

Una de cifras rápidas.

  • El servicio de WhatsApp cuesta unos 80 céntimos al año. Pero, por hacer las cuentas rápidas, voy a suponer que el coste es un 25% más y redondearlo a 1 euro al año.
  • Se estima que WhatsApp tiene 450 millones de usuarios. Pero, por hacer las cuentas rápidas, voy a suponer que sean un 10% más y sean 500 millones de usuarios.
  • Facebook pagó ayer 13 mil millones de euros por WhatsApp (Xataka), que en el pasado dijo (golpes en el pecho mediante), que jamás pondrían publicidad. (El contenido de ese enlace a la web de WhatsApp podría cambiar pronto, sospecho.)
  • Si la valoración de WhatsApp obedeciese al valor de las cuotas por servicio que pagan sus usuarios, harían falta más de 20 años (otra cuenta rápida tirando por lo bajo) para recaudar esa cantidad de dinero aún en el caso de que todos los usuarios decidieran pagar (y a nadie se le escapa la polémica que generó la medida de cobrar el servicio, ni que el reciente ascenso de Telegram está más vinculado a la gratuidad que a lo libre y lo seguro).

Así, la única conclusión posible es que incluso en los servicios de pago, el verdadero producto siguen siendo los usuarios y sus datos. Es hora de revisitar eso de si no pagas por ello no eres el usuario sino el producto.

Lo cierto es que tus datos son siempre el producto. (yo, tú, él, nosotros, vosotros, …) eres siempre el producto.

La revolución industrial de nuestro tiempo la hacen los datos de los usuarios, como dijimos hace ya un largo lustro, en 2008: tu vida privada es el producto.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

16 Comments

    • Eso es, el tema principal es ése: 20 años es una eternidad ahora mismo.

      Facebook no va a tardar 20 años en amortizar la inversión, seguro que han hecho bien los cálculos. No me cabe duda.

      • Si, desde luego, sin duda ellos tienen sus números y les cuadran, pero yo no acabo de entender como whatsapp una aplicación que, seamos sinceros, no tiene nada de innovador desde el punto de vista técnico, quizás ha sido hasta algo chapucera (véase el caso de la seguridad) y que además no tiene atados a sus usuarios de ninguna manera puede valer 16.000 millones.

  1. Dice hoy Rodolfo Carpintier en su blog:

    La empresa ha reinventado la comunicación personal, familiar y de negocios con un modelo permeable y transparente que produce toneladas de datos sobre el comportamiento de reducidos grupos de personas. Eso es “tela marinera” para cualquier marketiniano.

    No solo se que hacen mis clientes en Facebook, ahora se sus hábitos diarios, sus amigos más intimos, sus círculos de acción, quienes son los líderes, qué teléfonos usan, que familias están dispersas por todo el mundo, quienes son los “generadores de contacto” de cada familia. De que tratan las conversaciones.

    Puedo actuar en el contexto, en tiempo real y conseguir que me paguen por no tener publicidad o que lo hagan viendo la publicidad contextual que detecto. Un grupo de amigos están hablando de la compra de un nuevo teléfono y detecto que tengo 100.000 haciéndolo en un país concreto. Puedo hacer una acción especial de venta de un teléfono en los grupos que están hablando de ello. Facebook puede duplicar el alcance de Whatsapp al doble o triple de su tamaño actual y habrá calculado que realmente, a el, le está saliendo a unos 10 dólares por usuario comprado.

    Su capacidad para explotar big data se incrementa de manera exponencial con esta compra.

    http://www.baquia.com/blogs/rodolfo-carpintier/posts/2014-02-20-en-la-senda-del-big-data

  2. A vos (a todos, me incluyo) te preocupa la falta de conciencia acerca del carácter fundametnal de la privacidad respecto a la libertad individual.
    Ultimamente sin embargo, a mi me está preocupando la falta de conciencia de lo fundametnal de la privacidad respecto de lo que nos hace personas.

    Mirate esta penúltima app: http://www.theverge.com/2014/2/17/5419814/open-secret-how-two-google-refugees-built-the-next-big-thing-in
    Y ahí están los creadores con caritas de felices emprendedores en la foto…

    Un asco. Esto es un lento hundirse en el fango.

  3. Creo que la frase “si no pagas por ello no eres el usuario sino el producto” sigue muy viva, aunque habría que sacar alguna complementaria del estilo “aunque pagues puedes seguir siendo producto, contrasta su módelo de negocio”. Pero más bonita.

    Para lo de Secret no hace falta irse a Sillicon Valley, aquí innovamos muy bien, a principios del año pasado se vio con los casos de Informer en Facebook.
    http://www.lavanguardia.com/vida/20130201/54364962885/el-informer-traspasa-fronteras.html

    Hasta los Mosos tienen un protocolo de actuación. También la aplicación Gossip.
    http://www.lavanguardia.com/vida/20130125/54363092753/app-cotilleos-adolescentes-gossip-conflictos-escuelas.html

    Creo que ante esto solo cabe esperar, amanecer tras amanecer, hasta que la diversidad tenga más peso que la recentralización y una vez que cada uno tenga su propio relato ya no tenga tanto sentido compararse. Toma ya.

    • Bueno, me gusta tu optimismo, pero hay que poner los pies en la tierra. Al final, es fácil que uno crea que tiene su propio relato y todo se reduzca a que está inmerso en el relato de otro. Sucede todo el tiempo, incluso donde más atentos parecen estar a estas cosas. El espíritu gregario en el ser humano es asombroso y no existen comunidades que se sostengan en el tiempo sin la aparición de líderes (por eso la red distribuida es un artefacto que no se observa en la realidad). A mí me encantará que cada cual aprenda a pensar por sí mismo, es algo de lo que hablé mucho hace años (y de lo que por desgracia nos hemos tenido que acordar gracias al nuevo «Canon AEDE»), pero para ver mejor a veces es bueno apartarse un poco de la luz, y sobre todo de los iluminados que pretenden decirte cómo has de hacer las cosas, e incluso cómo tiene que ser tu relato («qué demonios, es mi relato, déjame en paz»).

      Inception es una gran película. Como ciencia está lejos de lograrse, como manipulación psicológica-marketiniana está más que conseguido. Beware the dog. Je, je.

      Sobre la vigencia de la frase «si no pagas por ello…» sin duda sigue siendo necesario recordarlo. El tema es que hay que ser consciente de que hay casos en los que aún pagando no te libras de ser el producto. Estos casos van a ser cada vez más, y en mayor proporción respecto del total. Para bien y para mal, va a ser así. Lo bueno es saberlo y reaccionar a tiempo :)

  4. Optimista e ingenuo. El post que enlazas sobre la agenda pública me ha gustado mucho, publicado en 2009 y con comentarios de 2012, bastante significativo. Pero si, creo que hay motivos para el optimismo, creo que las tecnologías distribuidas nos abren nuevos mundos que ayudan a desarrollar un relato propio (al menos más autentico), que a su vez hace de tótem con el que distinguir si nos encontramos en el sueño de otra persona o en la realidad. Pero también creo que no hay atajos. Un saludooo

    • Os ponéis a hablar de construir tu relato y de poder averiguar si uno está en su relato o en el sueño de otro, y claro, no me puedo resistir a mencionar a Calderón de la Barca (es que mencionar clásicos en un blog de tecnología es una debilidad mía, lo confieso). Dejando a los clásicos a un lado, ¿vosotros también leísteis de pequeños «El misterio de la isla de Töckland»? ;)

      • No, pero lo mío es peor, leí demasiados cuentos de este tipo ya de adulto y ahora no hago más que recaer en el viejo (y sanísimo) hábito científico de mirar un dato y un discurso por delante y por detrás, del derecho y del revés, hasta que le veo el humo. Y hay mucho humo :)

    • Cierto es que no hay atajos, yo soy menos optimista y más escéptico. No hay atajos y los posts marketinianos tipo «siete claves para construir tu relato propio» son frecuentemente solamente eso: puro marketing (hecho para el click facilón con poco «valor» además, casi hecho para Google) sin base real. ¡Un abrazo! :)

Submit a comment