La AGPD sanciona a la Junta por la videovigilancia en el centro de Málaga

Palacio de la aduana, por JCSC
[Foto JCSC]

Me avisa Daniel de una noticia aparecida en la revista El Observador en la cual se avisa de que la AGPD ha sancionado a la Junta de Andalucía porque la videovigilancia en la zona del palacio de la aduana capta imágenes de la calle y, por tanto, de los transeúntes y demás personas que simplemente pasan por la calle.

Argumenta la AGPD que dichas cámaras obtienen datos personales y que, para ser incorporadas al fichero correspondiente, deben constar con el consentimiento de las personas que pasan por allí, algo que no se puede acreditar en ningún momento.

Pues bien, dado que la Junta puede aún recurrir ante el tribunal más chanante del Estado (que no es otro que la Audiencia Nacional), ya les adelanto que soy poco optimista. La ley que regula la videovigilancia está llena de trampillas para garantizar que las administraciones públicas instalen videovigilancia donde les pite (hablando así en breve), con lo cual, y pese a que me gustaría, no creo que verdaderamente esto acabe con la Junta eliminando esas cámaras. Creo eso porque la ley no se hizo para nosotros, se hizo pensando en el Estado.

En todo caso, estaré atento a este caso que me cae tan cerca.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

7 Comments

  1. Todavía me decía un chico el sábado que a él le parecían bien las cámaras porque eso contribuía a reducir la delincuencia. Y que él conocía a muchas chicas que le decían que se sentían más seguras.
    Y ante mi respuesta de “a mí se me ocurren 10 maneras más eficaces y mucho menos violentas con los derechos para sentirme segura, como por ejemplo, por ejemploooo… ¡iluminar bien las calles!” me contestó aquello de “yo eso no estoy tan seguro de que la iluminación de más seguridad”.
    Si es que… como manipulan los medios de (in)comunicación oiga..

    • En el fondo, en la afirmación misma del chico está la réplica: la chica con la que él habló se siente más segura. A mí me importa un carajo cómo se sienta: yo quiero que la chica esté más segura. Y la videocámara no la hace estar más segura, sino menos. Porque al sentirse más segura bajará la guardia, por no decir que el dinero que podría gastarse en mejorar su seguridad se desperdicia en la cámara…

      Un beso, niña!

  2. ¿Es aplicable la misma filofofía al nuevo edificio de Ingeniería Industrial en teatinos? Hay camaras por fuera del edificio vigilando el perímetro y las entradas. Dentro también las hay, de tipo semiesfera negra-giro 360º, en casi todas las entradas y en todas las salidas de emergencia (la salida de emergencia está al final de un pasillo recto y largo…). Incluso hay al menos un aula donde desde dentro puedes ver por la ventana la bolita negra en el techo, y seguramente la bolita a ti.
    En fin, el nuevo templo del conocimiento en esos aspectos se parece mas a un centro penitenciario.
    Por cierto, de momento no he visto ningun cartel de aviso. Y no hablo del consentimiento de los afectados (¿ó condenados? ya que libertad vigilada=condena ¿no?)

Submit a comment