Escáneres retrodispersivos, teatro de seguridad y protestas

Hace más de cinco años (ejem) que hablamos por primera vez de escáneres «de cuerpo completo», que es como se conoce ahora a los escáneres retrodispersivos (Backscattering Scanners); la última vez que hablamos de ellos fue esta semana. En este lustro hemos visto la extensión de estos escáneres: UK y EEUU a la cabeza, la UE les dio el visto bueno ya en 2008. Últimamente el tema alcanza atención mediática y en todas partes se leen notas críticas con estos sistemas, señalando de forma cada vez más unánime el hecho de que son puro teatro de seguridad. La última de esas protestas, el opt-out day, ha sido todo un éxito. Hace demasiado tiempo que en los aeropuertos no rige el derecho, son espacios en estado de excepción, humillantes, pero también peligrosos para las libertades pues, a modo de centro penitenciario, ejercen como banco de pruebas social y desde ellos llevan años indicándonos cómo comportarnos: obedientes, dóciles, prestos a ser humillados ante la nueva restricción desproporcionada.

Doctor en Química laser. Consultor especializado en gestión de conocimiento con software libre. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red. Fundador de Cartograf.

3 Comments

  1. Atención a la perla del señor John Pistole, administrador de la TSA, sobre el opt-out day (vista aquí):

    On the eve of a major national holiday and less than one year after al Qaida’s failed attack last Christmas Day, it is irresponsible for a group to suggest travelers opt out of the very screening that could prevent an attack using non-metallic explosives.

    Toca’t el nas! Como si fueran a convencer a los terroristas para que pasaran por la máquina a fuerza de pasar ellos mismos…

  2. La privacidad es muy importante de eso no hay duda pero a mi lo que me pone los pelos de punta es el peligro “real” que supone ser bombardeados por radiación de esos cacharros.

    Me imagino que sobre todo gente que vuele muy a menudo tiene todos los números para coger un cáncer en pocos años :-( y eso si que es un acto terrorista.

    • Supongo que eso es un riesgo, pero me parece que es un riesgo que siendo real, es moderado. Quiero decir, el tabaco mata, es una realidad. Mata poco, mata lento, sin embargo; aunque, la verdad por delante: mata. Con los escáneres, creo, hay algo de eso: son un riesgo a medio y a largo plazo, pero que podemos medir.

      Sin embargo, el daño que causan a nuestra democracia es un riesgo real, aquí y ahora. Mucho más urgente, mucho más cercano, mucho más digno de nuestra respuesta no demorada…

Comments are closed.