WhatsApp gratis para siempre y la inevitable comparación con el caso Instagram

Es uno de los temas de estos días: WhatsApp amenaza con comenzar a cobrar por el uso de su servicio y los usuarios están «rebotados». Digo amenaza porque, en realidad, la aplicación es hipotéticamente de pago desde el primer día, y los usuarios sencillamente están disfrutando un trial o una beta, o como la quieran llamar. Y porque creo que en realidad todo este circo es un tanteo al mercado y a sus usuarios, para ver si están dispuestos a pagar o si tienen que comenzar a vender anuncios. Para poner todo en su verdadero contexto hay que señalar que el coste del servicio es de menos de 1 euro al año.

Más que analizar si hay motivos para el cabreo (ahora reflexionamos), me interesa destacar que muchos de estos usuarios del «whatsapp gratis» son los mismos que hace unas semanas montaron en cólera con el cambio de las condiciones de uso de Instagram. A raiz de aquel movimiento de Instagram/Facebook llegamos a la conclusión de que los servicios gratuitos en Internet son precarios: el verdadero producto son los datos del usuario y harán lo posible para destriparlos. Es algo de lo que en el blog de WhatsApp hablaron ya en junio del año pasado: «When people ask us why we charge for WhatsApp, we say “Have you considered the alternative?”»

Y sin embargo, aquí estamos: no pasa un rato sin que alguien te diga «yo ya me he instalado Line» o «si me hacen pagar me piro». Pos weno, pos fale, pos malegro. Si la empresa que te da un servicio no te cobra por ello y quiere vender tus datos mal, si intentan que les pagues menos de 1 euro al año (con un café generoso en el Starbucks podrías pagar WhatsApp hasta 2017, básicamente), también mal. ¿En qué quedamos? Ah, quedamos en que queremos un servicio que nos ahorra el envío de SMS, que es versátil, rápido y funciona bien… quedamos en que ha de ser gratis y en que la empresa que nos da el servicio no puede hacer un duro con los datos. Eso sí, el que más y el que menos expresa sus quejas sobre WhatsApp desde su Galaxy con su permanencia de 2 años, o desde su Nexus comprado a escote.

Adicionalmente, si WhatsApp / Line / Quiensea decide poner anuncios, todos dirán que les importa mucho su privacidad, como por arte de magia. Pero de eso mejor hablamos otro día, junto a la proyección no estándard (y no libre) de WhatsApp y toda la nueva generación de mensajería push.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

14 Comments

  1. Ay, que bueno seria que whatsapp fuera libre, mi movil volvería a ser kosher. Pero joder, la presión social es muy bestia para una simple aplicación. Y de buena gana pagaría 10 ó 20€ en un supuesto crowdfunding para hacerla libre (y documentada). y eso son 10 años de whatsapp en los que seguramente quede obsoleta.

    Este blog siempre me hace rellenar el captch al final

  2. queremos un servicio que nos ahorra el envío de SMS, que es versátil, rápido y funciona bien… quedamos en que ha de ser gratis y en que la empresa que nos da el servicio no puede hacer un duro con los datos.

    Y luego firmamos en change.org para pedir un unicornio.

    • Rodrigo, te doy toda la razón, lo suyo sería implementar un servicio libre pero el problema es que este tipo de servicios, si hay que configurar, etc… ya se complicaría para un usuario medio.

      Además de la implementación es necesario servidores, mantenimiento, seguridad, etc… y todo eso hay que pagarlo.

      Nos hemos mal acostumbrado a que todo es gratis, y también a que el software libre es gratis, y por ende a que los servicios derivados del mismo tienen que ser gratis.

      Y creo que es un error de este país, que se quiere todo sin pagar nada.

      Creo sinceramente que si alguien se queja por menos de 1 euro al año mal vamos, y eso que pueden usar gtalk también que es gratuito, o skype.

      • >> Creo sinceramente que si alguien se queja por menos de 1 euro al año mal vamos, y eso que pueden usar gtalk también que es gratuito, o skype.

        Totalmente de acuerdo.

        Es que el ejemplo que Google da es demoledor: es la compañía vendedora de publicidad por excelencia y claro, le interesa tenerte bien atado.

        Y ya no es sólo que haya que configurar etc. Es que aunque el cliente sea libre, si corres y vas contra una API que es controlada por una empresa, estás «vendido» (a que te limiten las peticiones, a que te cambien el protocolo, etc.).

        Si se trata de ser libres tenemos XMPP, pero ya ves… la mayoría tiene cuenta (precisamente la de Google) y ni lo sabe ni le importa.

  3. Es lo de siempre, para mí no es acerca del precio, es la libertad. Pienso en algún componente privativo de mis dispositivos como por ejemplo la BIOS y gustosamente pagaría simplemente porque fuera libre. Una pena no ser un multimillonario excéntrico que pagara a un tipo para que lo hiciera mediante ingeniería inversa.

    Para mi un software privativo no vale ni un euro ni cero, es un lastre, tiene valor negativo.

    En mi caso sumo ese valor negativo de whatsapp al valor positivo de poder comunicarme y coordinarme con ciertas personas y me sale un resultado positivo.

    En pocas ocasiones se justifica para mi el uso de software privativo pero siempre está el gran ejemplo de GNU, que inicialmente se desarrolló sobre software privativo.

    • Así es: es una cuestión de libertad. Yo lo uso, pero me jode que ni siquiera usen un protocolo libre y que cualquiera se pueda federar con su servidor. Pero claro, es que el negocio va de ganar efecto red y hacer presión luego a los usuarios… y para eso hay que dificultar la salida.

      Android tal y como está en nuestros teléfonos es dudosamente libre: no es que no lo sea, pero ¿cómo de viable es quitar el SO de tu móvil y meter otra «distro de Android» sin rootear primero? ¿Y por qué tengo que rootear arriesgándome a cagar el dispositivo, no podían dármelo menos capado? Y claro… aquí estamos con Android. Las alternativas que son algo más que un brindis al sol no son más libres.

  4. En argentina un sms está aprox AR$ 0.25, el cambio al dolar está aprox AR$ 7-8 / U$D. Conclusión, whatsapp anual vale como unos 30 sms aprox. Una coca de 600 mL está aprox 8 AR$. Mi licencia de whatsapp vence en 4 meses, así que pagaré sin quejarme, ya que me parece un precio mas que justo por lo que ofrece (de hecho pagaría hasta 5 USD).

    • Claro, acá (escribo desde Madrid) el precio del SMS varía pero ronda los 0.08-0.15 € y bueno, 1 euro dan una decena de SMS… y claro que compensa. El mayor coste está en libertad (cualquiera, sin importar qué teléfono ni compañía use, puede enviarte SMS; no es igual con WhatsApp). Pero si miramos sólo las monedas… es un servicio práctico y barato, y sin embargo se lamentan… y si luego intentaran hacer dinero con publicidad, volverían a quejarse (como hicieron con Instagram).

  5. Volvemos pues al ejemplo de Diario.es y a la base del crowdfunding: contribuir para que exista aquéllo que quieres ver. Tenía que esa contradicción entre no me manches con publicidad (y me violes usando mis datos) y no te quiero pagar era genuinamente española. Lo del precio, también me sugiere algo de español, esa coincidencia en no echar números y ver el coste real de las cosas… También nos lleva a volver al quid de la cuestión: si no esperas a la publicidad y a las subvenciones, más te vale crear una comunidad en tu entorno (entendido que comunidad no es una lista de “fans” que clican “me gusta”)

    • Gonzalo, somos un país de catetos en general, con miedo al que diran, y nos escudamos en el “como en España no se vive en ningún lado”.

      Si miramos fuera, y posiblemente a USA, vemos que la mejor forma de defender el software libre es mediante fundaciones, por lo que una fundación que crease un software de comunicación tipo whatssup, podría ser una opción muy interesante.

      Una fundación que se preocupase (como bien dice Rodrigo) por la libertad de los usuarios
      a ver, modificar y mejorar el código del proyecto en el que la propia libertad este por encima de todo.

      Un crowdfunding no estaría mal, pero mejor tener una institución que no quiere lucrarse, y
      100 transparante por detras para dar apoyo y suporte al software.

      Oskar

      • Sí claro quien dice crowdfunding dice cualquier iniciativa que funcione, ya venga desde una empresa, de la ciudadanía, del estado, etc.

        Al principio tenia mi reticencia al crowdfunding por que eran iniciativas en las que la gente intentaba construir algo con la pasta de los demás, darles su parte y seguir beneficiandose pero parecen un buen proceso de empatizar con las personas implicadas en un proyecto (los que lo hacen y los que lo van a usar) de modo que el paradigma cambia y ya no es construir algo e intentarlo vender a un consumidor sumiso. Lo ideal ya seria el “construyelo una vez, benefíciate personalmente una vez”, es decir, cuando termines libéralo. Me parece que algo así hacen los indie humble bundle que al llegar a un tope de dinero lo liberan. Y esto va muy en contra del ideal que se vende ahora de inventar una app que tenga éxito, de millones y a dormir (lo vivo cada día en mi facultad de informática y se vivirá otra vez con las apps para Google glass).

        Que guapamente me desvío del tema

Submit a comment