Videovigilancia en Valladolid

Se me pasó comentar este apunte que nos cuenta Vallesin, Instalarán videocámaras de vigilancia en los autobuses urbanos de Valladolid, según justifica el alcalde a causa de una paliza que hace un año recibió un pasajero a bordo de un autobús, a cargo -eso sí- de un grupo de neonazis.

Hay que decir que estos sistemas ya están funcionando en otras ciudades (en algunas están ciertamente extendidos), pero no deja de interesar que lleguen a nuevos lugares. Los motivos son, como siempre, vagos. Un hecho absolutamente indeseable pero aislado. Algo que nadie desea pero un hecho que no se había dado antes en los autobuses urbanos y que no se volvió a registrar. En todo caso, la palabra neonazi nos previene del riesgo de tomarlo como un hecho aislado, nos sumerge en el estado de Shock y nos ayuda a aceptar las cámaras como algo necesario, aunque sean incapaces de evitar la agresión (todo lo más servirían para identificar al criminal, pero ya sabemos que tampoco ayudan demasiado).

Con este contexto no está de más hacerse una pregunta, citando al propio Vallesin (las negritas son mías):

¿si hay un episodio de violencia aislado es completamente necesaria esta medida?¿o solo es la escusa para tener a los usuarios del transporte publico vigilados?¿la cámara impide la agresión?¿la policía estará trabajando en la seguridad en los autobuses o se dedicara a hacer redadas en los bares para buscar cds piratas?

Esas preguntas lo resumen todo. Ya sabemos que la instalación de cámaras no disminuye los delitos, si los jóvenes neonazis llevaban pasamontañas, ¿de qué sirve la cámara? ¿Qué diablos hace la policía nacional de Valladolid trabajando para la SGAE y no para los ciudadanos? Al final es lo de siempre, el delincuente averiguará cómo violentar el sistema (por ejemplo, con un pasamontañas), pero los demás no tendrán secretos en el autobús. Nunca más. Y el problema es el mismo que planteábamos con el fin del anonimato en internet y telefonía: las bandas de criminales siempre sabrán cómo saltarse la seguridad, pero la privacidad de todos los demás se va al carajo.

*** La reflexión completa en el blog de Vallesin, que explica cómo en Valladolid y en sus propias palabras «se ha usado la videovigilancia para encubrir las malas políticas del alcalde». En concreto para identificar a personas que habitualmente protestan contra la forma unilateral en que León de la Riva organiza algunos asuntos municipales.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment