El videoclip censurado de Amanda Palmer

Un post sobre hipocresía británica (y quizá universal). Amanda Palmer es conocida por ser la cantante de The Dresden Dolls, aunque recientemente sacó su primer álbum en solitario. (Aunque hay una divertida historia de fans de esas que hacen que internet y sus posibilidades me encanten que tengo en borrador, nunca llegó a salir en el blog –más que en unos bocados–.)

Resulta que Amanda y su discográfica habían consensuado promocionar oasis con un videoclip también consensuado (obvio después de la divertidísima Rebellyon que montaron los fans con la anterior meada de la discográfica fuera de tiesto).

Pues resulta que las principales emisoras del Reino Unido (incluyendo NME tv, Scuzz, kerrang, MTV, Q, the box, entre otras) han contestado a la discográfica que no van a emitir el vídeoclip porque hace una parodia de una violación, de un aborto y de los cristianos. Lo cuenta ella misma en su blog. Oh dios. Con los cuervos hemos topado.

Como una sociedad que es incapaz de tomarse a broma y satirizar los temas importantes está destinada a hundirse, no tengo más remedio que empotrar el vídeo de Amanda Palmer en el blog, y mira que me gusta poco poner vídeos en este blog. Pero si los cristianos y los “medios tradicionales” deciden que no podemos verlo, yo decido que sí queremos verlo.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

3 Comments

  1. Justamente el otro día puse este vídeo en mi cuenta de unvlog. Lo vi antes en el blog de P. Z. Myers y pensé que estaría bien ir dándole rondas por este sacrosanto país. A ver cuánto tardan en rasgarse aquí las vestiduras sólo con oír que hay algo así.

    La explicación de Amanda, buenísima.

  2. Veo que somos varios los que hemos intentado darle a este vídeo y al comentario de su autora la difusión que merece. Si no somos capaces de encontrar el humor en la desgracia y de distinguir el arte de la mera polémica, mal vamos.

Submit a comment