Una bofetada al gusto público

David Bravo

Nuestro sistema económico y sus portavoces, los medios de comunicación, son una fábrica eficaz de creencias e ideologías. El pensamiento único, que cada vez se parece más al pensamiento cero, es la principal consecuencia del monólogo del poder que imparte sus clases magistrales en los salones de cada casa. La televisión homogeniza mentes y fotocopia personas. “Cada uno es un mundo” aseguran los clones.

La lógica que se graba a fuego en el ideario colectivo es la lógica mercantil. Hoy en día son muchos los que miden el mundo con billetes de euro. Tu éxito lo miden los ceros de tu cuenta corriente, la calidad de tu vida la dicta tu salario y la rentabilidad es el fin que justifica cualquier medio. “Estudié y trabajé mucho para que ahora no me falte de nada”, dicen aquellos a los que les falta de todo menos dinero.

(NOTA: Las negritas son mías)
Menuda entrada. Creo que resume en dos párrafos tantas cosas que continuar leyendo el artículo, que continúa y se centra en el que es su campo, el campo de batalla por los derechos en contra de los que con la bandera de la propiedad intelectual pretenden apropiarse de lo inapropiable, puede provocar una sobrecarga de información capaz de resetearnos la mañana.

Yo de momento no he pensado en todo lo que dice después, que seguro no es poco, me quedo con la bofetada matutina al gusto público de nuestra aburguesada clase media.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment