Sesgo en sistemas de valoración

Esta nota lleva varias semanas en mi cabeza pero no saqué tiempo para ordenarla hasta ahora, pese a ser muy breve.

Primero, la sabiduría intuitiva. Hace unas semanas conversaba con Bianka y comentaba ella que «no compro nada que tenga menos de 4.5 estrellas, porque con menos de eso no es bueno».

Sin más datos que la experiencia propia, concedí que algo de verdad había en esa afirmación. Por instinto no más, por el hecho de que confirmaba mi propia suposición.

Segundo, los datos. Al día siguiente, Victoriano Izquierdo de Graphext publicaba un vídeo sobre reseñas de restaurantes con terraza en Madrid analizando decenas miles de reseñas. ¿Resultado? La mediana de valoraciones estaba en torno al 4.2 sobre 5; el primer cuartil terminaba en torno al 4.5 sobre 5.

Si eres de quienes tienen entre su trabajo construir estos índices promediados, en How not to sort by average rating explican los errores y problemas habituales, y cómo hacerlo mejor.

Esto es, en el clásico sistema de valoración de cinco estrellas, lo normalito tiene algo más de cuatro estrellas, y lo que ya empieza a estar bien tiene más de cuatro y media. Un servicio o producto valorado con tres estrellas no está en la media, sino en el más profundo de los agujeros. Ténganlo en cuenta la siguiente vez que usen una tienda online.

Jose Alcántara
Resolviendo problemas mediante ciencia, software y tecnología. Hice un doctorado especializado en desarrollo de hardware para análisis químico. Especialista en desarrollo agile de software. Más sobre Jose Alcántara.

2 comentarios

  1. Pues yo no necesariamente sigo esa norma, suelo preferir un producto de 3 estrellas con suficientes comentarios extensos para poder hacerme una idea que uno de 5 estrellas sin comentarios. En temas de restaurantes menos (la verdad es que no suelo mirar las puntuaciones, suelo visitar el que me pilla bien y repetir en el que me encuentro a gusto), pero en libros, un comentario de 1 estrella puede venderme el libro justo por los fallos que considera otra persona. Y en productos de Amazon que no sé si me encajaran, son las opiniones largas tanto positivas como negativas las que me terminan de convencer, las estrellas suelen ser irrelevantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.