RFID en el transporte público del Segrí

Me envían al buzón (¡gracias!) un enlace al diario La Mañana: «Los autobuses del Segrí tendrán billete integrado a partir del lunes».

Me quedo con este párrafo:

La integración tarifaria del Segrí, la segunda que se realiza en Catalunya tras la del área de Barcelona, es pionera en el país, por el sistema de títulos de transporte sin contacto que se utiliza. Se trata de un método que ya se usa en los autobuses de la ciudad de Lleida. Este sistema permite utilizar el transporte público con un título recargable que se valida mediante un chip y unos aparatos de lectura incorporados en la mismos vehículos y estaciones de los FGC. Está previsto que se extienda al resto de Catalunya en los próximos años.

Bueno, al resto… excepto a Barcelona, claro [Nota: parece que en Barcelona aún no funciona los abonos con RFID y yo pensaba que sí, de ahí mi ironía (ahora probada errónea), gracias por el aviso, David]. Aparte de eso, toda la mercadotecnia habitual:

  • Miles de personas que se benefician. ¿Beneficio bruto o neto? El valor lo da el beneficio neto y eso se hace contrastando los beneficios que ya otorga el sistema actual. Si se refieren a los trasbordos, los buses de sevilla incorporan trasbordos en sus abonos de todas la vida. No son medidas técnicas, son medidas políticas. Lo que hace falta es voluntad de llevarlas a cabo. En Málaga, donde tenemos RFID en el abono desde hace ¿10 años? aún no hay trasbordo entre autobuses y te obligan a pagar. La tecnica lo haría posible, la voluntad política lo impide. Así que el «nuevo chip» no sería un avance en sí mismo, como quieren hacer pensar. Eso sí, miles de malagueños también nos «beneficiamos», eso siempre.
  • Pioneros. Repito: en Málaga debe hacer 9-10 años (cuando yo entraba a la Universidad) que tenemos este tipo de abonos. En su día la vendieron como lo más ya que ejemplificaba el éxito de la UMA: un proyecto de fin de carrera desarrollado en la facultad de telecos que llegaba al mundo real. Pero bien, en Lleida son pioneros. Si pionero es ser el primero en tu pueblo pues vale, pero si acotamos mucho el rango las medallas y la pionería dejan de tener sentido. Si lo que quieres es que la gente trague sin más, no hace falta usar palabras tan sofisticadas. Diles que ahorraran tiempo aunque luego pongas doble puerta como hacen en París con su Navigo.
  • Tarjetas inteligentes. En el mismo correo me avisan: en las pruebas parece que si te despistas y acercas la mano dos veces te cobran dos billetes. ¡Menuda inteligencia gasta la tarjeta! Aquí la tarjeta ha demostrado ser absolutamente estúpida: ni trasbordos nos dieron. Estarán esperando para introducirlos en 2027 cuando se inaugure el metro, justo un año antes de que las humedades se lo coman y lo vuelvan a cerrar.

Muy poco que añadir. Otra área de transportes que se «moderniza», quizá con alguien de suerte habrá gente capaz de viajar gratis (siempre a costa de otros, claro). Benvinguts als temps moderns (perdón por las faltas de ortografía).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *