Revisando el pasaporte RFID a nivel de usuario

Ya comenté que soy un afortunado poseedor de uno de esos pasaportes RFID. Como no comenté nada sobre él, y ya que mirando en Google sólo aparecen viejas noticias que no hablan de la realidad, voy a poner unas pequeñas notas de lo que yo veo (¡y no veo!) en este nuevo documento, a nivel de lo que verá un ciudadano cualquiera que tenga el documento en su poder. No voy a usar «privilegiadas» herramientas de «hackers», ni oscuros conocimientos de criptografía; esto va de coger tu pasaporte y pasar las páginas, algo que todos podemos y sabemos hacer.

  1. Para empezar el nombre: ¿Por qué lo llaman electrónico cuando quieren decir RFID? Todas las noticias hablan de «el pasaporte electrónico». Es como entrar a una tienda y pedir fruta, ¿qué fruta? -te van a preguntar-. Pues aquí igual, ¿electrónico? ¿qué? ¿como el correo? ¿como los videojuegos? No llamar a las cosas por su nombre es desinformar, en este caso el término es una vaguedad tan genérica que no dice nada. Pero tiene un fin: No tener que explicar qué es la RFID, no porque seamos tontos o no sea importante, sino porque lo primero que iba a hacer la gente es preguntar, ¿qué es eso?

  2. Lo segundo es que cuando te lo vas a renovar en ningún momento te avisan que tu pasaporte tiene un chip RFID, no te dicen que es un nuevo tipo de pasaporte. «Su pasaporte, gracias». Para colmo yo, que no me puedo aguantar, le pregunté (haciendome el tonto, no se fuera a notar que yo sabía de qué iba la historia) a la chica y todo lo que supo -o quiso- decirme es [transcribo la conversación porque me parece divertido]:

    Yo: me han dicho que hay unos pasaportes nuevos, ¿cómo es eso?
    Chica: ah, sí, es un pasaporte electrónico
    Yo: ¿qué quiere decir con que es un pasaporte electrónico?
    Chica: pues que tiene un chip electrónico
    Yo: Ah vale, menos mal que no tiene un chip de algodón de azúcar

    Afortunadamente para mi integridad física esto último no lo dije y tan solo lo pensé (por un momento recordé que estaba en una comisaría, no quería ofender a nadie…).

  3. Lo tercero es que por más que leo y releo el pasaporte, las letras más menudas y las más grandes, paso las páginas de las visas adelante y atrás… Por más que lo reviso no veo en ningún sitio nada que avise que tu pasaporte tiene incorporado un chip electrónico -nótese las ganas de reirme de la respuesta de la tipa de la comisaría- (de buscar algo referente a RFID ni hablamos). No lo pone en ninguna parte. ¡Qué me gusta a mí la transparencia en la administración!

Conclusiones: Si no estás avisado de antemano no te vas a enterar que tu pasaporte incluye un chip espía, porque no ponen la mínima intención de informarte. Invisibilidad absoluta para la nueva modalidad de pasaportes, que además se llaman electrónicos (para que durmamos tranquilos e inconscientes). Si preguntas tampoco te dan muchas explicaciones, así que tampoco sirve… Por ahora ya sabéis, los poseedores del nuevo engendro lo podéis envolver en papel de aluminio y guardarlo en el cajón; es un lugar seguro y el aluminio hace el resto. Mientras no haga falta usarlo está bien, usarlo es otro cantar :(

PD. Prometo no dar más la vara con el pasaporte electrónico en un tiempo :)

[ … y nos vemos dentro de unos días … ]

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment