El recién creado Departamento de Seguridad Nacional

Entre tanto recorte, está claro que el Estado se ve acosado por un ejemplo de manual del problema Principal-Agente (más sobre el problema principal-agente, PDF). Así, ante una situación económica límite (aunque no inaudita y desde luego no sin precedentes, miren el histórico de quiebras estatales y deleítense con el Estado que tiene la lista más larga de todas) en la que toda reforma reciente parece suficiente para evitar el extremo final que se vislumbra y de cuya magnitud ya se habla en todos los rincones del imperio, todo lo que se ocurre al gobierno del Estado es crear un Departamento de Seguridad Nacional. Lo primero que uno piensa es que se trata de un organismo especializado en la defensa del Estado frente (contra) los ciudadanos. Y digo yo, con sus luces y sus sombras, el Estado español con los instrumentos que ya poseía ha sido capaz de lidiar en el último medio siglo con amenazas de sobra conocidas por todos, ¿hace falta este nuevo organismo? Habrá que estar atentos a su evolución, habrá que estar alerta para que no se extralimite. Es imposible no pensar en otros instrumentos de nombre similar al servicio de otros Estados y en cómo han aprovechado todo lo que salía a su encuentro para acaparar poder y recursos (públicos) que luego se usan contra los ciudadanos (recuerden el desastre de seguridad y libertades que conocemos como las no fly lists). Como digo, habrá que estar atento… que de esto nos ha tenido que informar el BOE, que la transparecia más allá del imperativo legal está sobrevalorada.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

One Comment

Submit a comment