Privatizando los pasaportes

Increíble la historia que leemos en Washington Times (via Schneier): El gobierno estadounidense ha decidido subcontratar la fabricación de sus pasaportes RFID a compañías privadas extranjeras. Incluso una en Tailandia.

Supongo que tras cambiar a su ejército por los mercenarios de Blackwater, no les quedaba mucho más con lo que enriquecerse a base de pelotazos, pero se pueden imaginar la mezcla y el resultado: eso de que los pasaportes son hi-tech inquebrantable es ya falso (no que antes no lo fuera, pero de partida si los están comprando a una empresa privada no puede ser de otra forma), y seguro que alguien está pegando el pelotazo (a lo Mario Conde) con esta jugada.

Desconozco cómo está hecho aquí el negocio, luego echaré un ojo pero mucho me temo que en esto les llevemos ventaja de tiempo atrás. Al fin y al cabo, creo recordar que el concurso para el DNI-e lo ganó El Corte Inglés (ya, ya, no me pidan que lo explique).

Ah sí, pero luego ya saben: los pasaportes RFID son la piedra angular de la seguridad nacional, bla, bla, bla…

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

2 Comments

  1. IECISA (Informática El Corte Inglés S.A.) es una de las empresas de informática más grandes del país (descontando Indra, claro, que es más bien una multinacional con sede en Madrid).

    ¿Sabes como hace unos 10 años repetían sin cesar los gurús que las empresas se tenían que quedar con su “core business” y dar en outsourcing todo lo demás?

    Pues lo mismo la administración pública. Están dando en outsourcing todo lo que no es su “core business”:

    EL MAMONEO.

    ¿Quién vigila al vigilante?
    http://www.lavigilanta.info

    • AMD va a subcontratar hasta la fabricación de microchips (que ya manda cojones) en el paso previo a morder el polvo y dejarnos a los pies del monopolio de Intel.

      PD. el título del comentario es homenaje a Ballmer, claro.

Submit a comment