La privacidad es un derecho moderno

La privacidad es un derecho moderno. En el siglo XVIII, cuando tuvieron lugar las revoluciones republicanas que sustentaron y dieron origen a las democracias modernas no había necesidad de privacidad, es por eso que no se exige en aquel momento, es por eso que no se nos concede y es por eso que es un derecho que hay que conquistar.

Tendemos a pensar que nos están robando la privacidad. En la práctica es así, pero en la teoría es un enfoque equivocado: la realidad es que la privacidad, como derecho, no ha existido jamás. Lo que sucede es que jamás existió porque jamás hizo falta. Y no hizo falta porque nunca un estado, un tirano, o una corporación tuvieron las herramientas necesarias para mantener bajo control y bajo vigilancia a toda la población, ni siquiera a un grupo importante de la población.

Pese a los esfuerzos de «baja tecnología» del S. XX, encarnados en «el partido» y sus colaboradores en los regímenes comunistas totalitarios, la vigilancia a gran escala no era viable hasta la revolución tecnológica digital.

Sin embargo con las tecnologías actuales, que cada vez son más baratas, mantener a la población bajo vigilancia es posible y costeable (y será cada vez más barato). Acumular masivamente datos sobre las personas es algo que se puede hacer y que no se puede limitar con tecnología, sino con leyes. La privacidad es un derecho, y utilizar sistemas de cifrado de correo (GPG) o de navegación anónima (Tor) son buenas herramientas de tránsito, necesarias y válidas en tanto consigamos lo que realmente necesitamos: medidas legales que regulen el uso de la tecnología y su influencia en nuestras vidas. ¿Dónde puede haber un chip RFID? ¿Dónde no puede haber videocámaras? ¿Qué condiciones de control será posible imponer por vía contractual? ¿Cómo se regulará el conocimiento y el uso de nuestro historial médico y de nuestro ADN? ¿Qué hay del secreto de nuestras comunicaciones?

La privacidad es un derecho civil contemporáneo porque los problemas y las tecnologías que la ponen en peligro son contemporáneos. Y los derechos nunca se regalan, los derechos (hasta los más elementales) hay que ganarlos, eso es algo que en este país sabemos bien. ¿Estás preparado para exigir reformas que garanticen nuestra privacidad?

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment