¿por qué no nos gusta el streaming? el caso de Hulu

Sobre streaming he hablado a veces en el blog. No me gusta el streaming, no nos gusta el streaming.

Puede ser cómodo, pero no como modelo forzado representa una situación indeseable. No me importa que se me ofrezca ver el vídeo en streaming o almacenarlo en mi ordenador. No me importa si soy yo el que decide. ¿Qué sucede cuando no es una opción sino una imposición? Que se rompe el equilibrio, se genera una situación de dependencia de los usuarios respecto de los proveedores. Esa dependencia es tan abusiva (en realidad, absoluta: si el servidor borra el fichero o te impide el acceso, no hay nada que hacer) que nos deja indefensos. Los que siguen sin entender que en la red la escasez no es el modelo a seguir se empeñan en que todos los sistemas sean de streaming, y (claro) en ser ellos los que deciden qué se puede ver y qué no. Al modelo ideal que quieren implantar lo llamamos La Jukebox global.

La jukebox global ejemplifica porqué no queremos streaming y si queremos dejar de teorizar, podemos ir al mundo real y ver cómo Hulu ha comenzado a quitar disponibilidad de contenidos en streaming de su oferta (Ars).

Hulu funciona únicamente en EE.UU., lo tomo porque el caso es ejemplificador de cómo acaban estas cosas. Hulu es una especie de YouTube premium en el que se pueden ver gratis, con publicidad y streaming (sin posibilidad, en principio, de almacenar los ficheros) muchas series y contenido premium. (Antonio lo comentó hace tiempo algo más a fondo).

¿Qué sucede? Que Hulu decide borrar series, dejan de estar disponibles. La gente se enfurece. Temporalmente la empresa ha dado un paso atrás. Pero volverán a caminar al frente y las volverán a quitar, porque si son series con poco volumen de tráfico y no tienen suficientes anunciantes, las van a quitar como las quitan de la TV (al fin y al cabo, este ecosistema de propiedad intelectual hacen que la televisión 2.0 sea un asco). Nada que no hayamos explicado ya en ¿Quién dice que queremos streaming?, en La jukebox global y con mucha más profundidad en el libro (La sociedad de control).

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.


6 Comments

  1. No lo tengo claro.

    Estás mezclando dos conceptos:
    * el streaming
    * la política de Hulu

    El streaming es solo una herramienta, se puede usar para bien o para mal. No creo que el streaming sea inherentemente negativo.
    Entiendo que estés en contra de la política de una empresa. Esa empresa podría hacer lo mismo con otra “herramienta” (p.ej, vía p2p, dejar de emitir ciertas series no rentables), y supongo que seguirías estando en contra, ¿verdad?

    Por lo tanto creo que una herramienta no puede ser “culpable”, sino que la culpa está en el uso que se le da. En el caso del streaming, hay herramientas libres y cualquiera puede hacerlo, así que creo que es positivo para la sociedad.

    • Son dos conceptos, de acuerdo, pero no son dos conceptos desligados. El diseño de una herramienta determina qué tipo de cosas se podrán hacer con ella.

      El pasar datos en streaming como opción me vale. Para cosas que sólo verás una vez o que no sabes si querrás guardar es cómodo. Pero que no te los dejen guardar te deja desnudo.

      El motivo por el que estas empresas no ven con malos ojos el streaming y habitualmente sí ven con malos ojos otras herramientas es que el diseño de esta herramienta, el flujo constante y no almacenable (o reutilizable) de estos datos les deja a ellos todo el poder de lo que pueden hacer con ella.

      Supongo que soy yo, que me explico mal y puedo ser ambiguo: cuando digo que no quiero streaming lo que digo es que no quiero ese modelo/aplicación de esa herramienta. Digamos… otro streaming es posible. O algo así :p

      ¡Saludos!

  2. Estoy completamente de acuerdo contigo. Cuando hablo de Internet en mis clases, una de las preguntas más frecuentes de los alumnos es la de la manera para bajar vídeos de YouTube, lo cual demuestra el interés que tienen no sólo en ver, sino en conservar el vídeo para poder verlo cuando y como se quiera.
    Detrás del streaming (sin posibilidad evidente de descarga) está el deseo de impedir la posibilidad de compartir los contenidos sin que haya un control por parte de la industria. A veces, cuando veo ciertos contenidos (especialmente antiguos) me pregunto, a la luz de sus últimas tendencias, de donde sacaron el coraje para hacer eso, un coraje que han perdido por culpa de una desmedida ambición.

  3. Salud

    Esto ya lo comenté la vez pasada: El streaming es cómodo, el problema, como bien señalas en este y otros artículos, es la imposibilidad de bajar el contenido, más aun, no ya que “no te den” la posibilidad, sino que buscan dificultar que lo hagas (¡pierden tiempo y recursos en una tarea inútil!). En gran medida quieren “copiar” el modelo de la Tele a Internet (es un medio más, pero diferente), y lo que no pudieron en la tele (desde que hay equipos con capacidad de grabación, el contenido se ha grabado sin problemas) ahora lo quieren hacer en “la vida virtual”.

    Entiendo, así pues, que la Cadena X (léase página con contenido audiosivisual en Streaming) retire contenidos (no tiene obligación de mantenerlos almacenados, qué duda cabe que si no le salen rentables quiénes somos nosotros para impedir que lo quiten de sus servidores -piense que los programas no se compran, se “alquilan”-), lo que no tiene “perdón de dios” es que, previamente, no haya permitido que se descarguen dichos contenidos, así siempre quedarían disponibles por una vía u otra.

    Les fastidia no tener el control total, pero no lo tuvieron antes (donde encima la copia era difícil y cara) y no lo tendrán ahora, deberían intentar adaptar su modelo antes que meter cabe a sus usuarios (otro tanto para las regiones en DVD/blu-ray y en las propias webs con Streaming, hasta las narices de que tal o cual contenido no se pueda ver en tal o cual país “porque sí”).

    Y todo esto para decir: Estoy de acuerdo con lo que acá expone.

    Hasta luego ;)

  4. Estoy de acuerdo con DZPM. No creo que criticar el streaming por un mal modelo de negocio arregle nada.
    Almacenar un video tiene un coste, y si poca gente lo visita, y en las condiciones avisan q existe la posibilidad de que se borren videos, poco se puede hacer. Si la web te da un servicio precario, cambia de web, no te faltarán páginas similares. Ellos crean la dependencia, pero nosotros decidimos hacernos dependientes.
    El streaming es una maravilla, lo ves a la vez que descargas sin tener que esperar, y la limitación que tiene es fácilmente superable. Es decir, que si quieres descargarlo, puedes.
    Existen plugins de firefox que permiten descargar un video en streaming con un sólo click.

    http://www.downloadhelper.net/
    Te añade un boton que se ilumina cuando puedes descargar un video q se está reproduciendo (casi siempre).

    Añade ese link al artículo, please.

    Saludos
    Mario M.

    • Pero lo que expone DZPM ya lo he contestado en mi comentario anterior. No critico el concepto, critico la falta de posibilidad.

      A tu comentario dos matices:

      1. Sobre costes. Almacenar y hacer streaming tiene coste. La pregunta es: si no tienes anunciantes y no estás ganando nada con ello, ¿por qué tomas la decisión ineficiente (desde una perspectiva monetaria) de borrarlo en lugar de la decisión eficiente (otra vez desde el punto de vista económico) de dejarlo ir libre durante un tiempo y posibilitar que se filtre a las redes p2p? Recuerda cuál es la premisa: se borra porque no se gana dinero dejándolo accesible. Borrarlo responde a una lógica de creación de escasez que en internet es muy poco viable (además de ser contraproducente).

      2. Que haya una infinidad de programas/extensiones/vías para almacenar esos vídeos que no nos dejan guardar no es más que un síntoma de lo que la gente quiere: la gente quiere poder guardar los vídeos, la gente quiere poder elegir lo que hace con los vídeos.

Submit a comment