La paradójica ética obligatoria

El desarrollo de una ética como consecuencia de una letanía de prohibiciones y obligaciones es la falsa promesa que en tiempos de desesperanza aupa a los regímenes totalitarios. Así, se aprueban e imponen leyes que suplen las diferencias motivacionales de las personas, obligándolas a actuar como el gran hada madrina portadora de un final feliz inevitable quiere que actúen, obligándolas a ser más éticas. Sin embargo, la obligatoriedad misma impedirá la actuación ética en si misma, porque impide la decisión personal. Y en ausencia de decisiones personales no podemos diferenciar al honorable de aquellos que bajarían, sin dudarlo, la palanca de Milgram. Y es que es falso afirmar que la prohibición o la obligación destinadas a mantener en la inmadurez a las personas harán bullir el caldero del que emergerán personas adultas, responsables y virtuosas. Más bien es justo lo contrario: sólo bajo un régimen de verdadera libertad las personas crecen y se relacionan, formando grupos donde todos se conocen, cuidando unos de otros sin que nada ni nadie lo imponga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *