Noticias que me he saltado: Sobrevuelo de una ausencia

La verdad es que uno se va fuera un mes, y si se va sin internet creerá que le faltará el aire cuando no pueda leer las noticias que quiere leer, que no sean esas que te dan en TVE ni en A3. Ya saben de lo que hablo, el pequeño problema del partidismo político de los medios con el que nos vemos forzados a convivir. Pero la realidad es que al tercer día sin leer blogs (ni ver la tele ni nada por el estilo) uno se acostumbra a que la realidad no incluya noticias. La realidad incluye óptica no lineal de orden superior y pulsos ultracortos pero no incluye telediarios ni noticias. Ni las echas demasiado de menos, cuando no te dejan tiempo libre el poco que tienes lo gastas charlando con las personas que te rodean (que tampoco tienen tiempo para ver/leer noticiarios), y es esa una actividad más que productiva, no lo duden, pero que nos deja desconectados de todo. Logged out, que dirían los guiris; aunque bien pensado se parece más a un switched off…

Se podrán imaginar lo pronto que uno olvida, en su día a día, temas como el colaboracionismo de las grandes compañías mediáticas (y no estoy hablando de cadenas de televisión), ya saben: Google, MS, Yahoo!, con el régimen chino. Ya saben, el regimen de Tiananmen, el de piensa-distinto-y-ya-te-mato-cuando-acabe-con-los-que-pensaron-distinto-antes. Pero como son los mismos que ahora ya no son comunistas malos sino que quieren ser capitalistas puros como todos (y como han creado el mito de los 1300 millones de clientes cuando lo cierto es que en china la población se muere de miseria y NO son clientes potenciales de NADA)… Pues bueno, si hay que hacerle la pelota al presi chino se le hace. Aunque nadie lo haya votado nunca y nadie pueda recoger firmas para oponerse a sus medidas… Disculpen, que me voy del tema. Y mira que cuando un post no tiene un tema definido eso es incluso difícil, pero así estamos hoy.

Llega uno a olvidar el DNI-e, los dispositivos RFID, y todas esas cosas que amenazan el único reducto de individualismo que nos queda: Nuestra privacidad (gracias Acalpixca por el apunte…). Y eso que servidor empleó el tiempo libre de la primera parte del viaje en leer 1984, novela que (incomprensiblemente) no había leído. Después de leerla sin duda no me queda más que un cierto escozor porque demasiadas analogías se ven con el 2006 (¿O no son el revisionismo que temía Orwell y lo políticamente correcto de nuestro tiempo acaso el mismo demonio: El demonio de nodecir las cosas como son?). Lo cierto es que varios centenares de correos y varios miles de entradas sin leer en bloglines (literalmente, casi 3000) es algo que no estoy preparado para asimilar (overload of information about to income…) y no podría ahora comentar ninguna de las noticias más interesantes que he leído hoy. No podría ahora mismo dedicar una entrada al RFID de los carritos de la compra, ni al de los pasaportes yankees, tampoco se la dedicaría a Google ni a Yahoo! ni a Microsoft por el cruce de palmaditas en la espalda con el régimen chino. Y con el de Bush, que yo sé que a mis lectores les agradará saber que AOL, MS, y YAHOO! van a dar la información de sus búsquedas al Departamento de Justicia de Estados Unidos. Ya saben, para ayudar en las cruzadas, como si no fuera posible hacerlo sin esa información, con tanta cámara y tanto control (se rumorea que existen satélites cuya resolución está únicamente limitada por difracción -con lo que ello significa, el que no lo sepa que estudie algo de física-, aunque no sé si creérmelo (más que nada porque si me lo creo tengo (necesariamente) que volverme loco)) se puede reconstruir la vida de alguien si se quiere, no hace falta ese control. Y no me pregunten porqué Google colabora con los chinos y no con Bush, cuestión de imagen para al público me temo (ya sabéis que ellos no son malos). No voy a hablar sobre las implicaciones de Google Desktop 3, sobre lo que he leído al menos en 4 blogs esta tarde y que me parece un pasón por parte de nuestros amiguetes de google (¿lo detectarán los antispy e intentarán eliminarlo? Porque al fin y al cabo lo usamos aceptando la licencia igual que el spy que te mete kazaa cuando lo instalas). Tampoco voy a dedicar hoy (aunque esto es tan importante que lo haré cuando me despeje) una entrada a la primera gran crisis internacional que ha sido iniciada en un medio de comunicación. Algo que el mundo jamás había visto: La era del informacionalismo ha madurado definitivamente si ya hace y deshace pollos sin intervención política. Y todo eso ha sucedido mientras yo no podía verlo. Y no pongo enlaces a las noticias de las que hablo porque, son tantas las personas que comentan y han comentado todos esos temas que, viendo lo tarde que es, la cantidad de cosas que habría que comentar y matizar y que mañana llego al curro con el daño extra de llevar un mes fuera (y eso significa forzosamente tener mil paquetes y cartas en la mesa) no vale la pena pararme a eso. Eso significa que daré la lección por sabida, confiaré que habéis leído otros blogs y otros medios que informen sobre las-cosas-que-no-salen-en-la-tele y habéis cogido todas las noticias. De todos modos si alguien quiere algo a fondo que lo diga, algo así como un articulo-bajo-demanda, ¡uy! voy a patentarlo antes que vayan los de google que luego, desde que cualquier gilipollez es patentable, pasa lo que pasa…

En fin, tantas novedades (en absoluto son novedades, es sólo que echaba de menos nuestra cotidiana vulgaridad) que no sé si agarrarme el sombrero o afilar los dedos y rajar de todo. Y yo tiendo a cabrearme cuando hablo mucho de esto. Y hoy estoy moderadamente contento y no quiero estropearme el día. Sigo aclimatándome a esto, pronto al cien por cien.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment