No es fácil ser minoría

«La mayoría sueña con una “sociedad justa”, la minoría sueña con una sociedad mejor a través de avances tecnológicos. No importa que hubiera un siglo XX en el cual el “socialismo” no nos trajo nada y la tecnología nos lo trajo todo.»

Thomas, en un comentario en Less Wrong.

[El título se lo tomé prestado a Antoni Gutiérrez-Rubí.]

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

2 Comments

  1. La mayoría que sueña con una “sociedad justa” probablemente no alcanza a soñar más allá de una “sociedad caritativa”. La minoría que sueña con una “sociedad mejor” a través de avances tecnológicos probablemente no alcance a comprender los cambios revolucionarios que deben acompañarla para ser realmente el motor de una sociedad más justa.

    Pero decir que el “socialismo” no nos trajo nada es tergiversar la historia. Hubiera sido correcto decir que el “capitalismo de estado” no nos trajo nada. De esta manera los pensamientos y las ideas de progreso, libertad e igualdad de centenares de librepensadores y las luchas de millones de nuestros antepasados no se verían así despreciadas.
    Yo preferiría decir: “La política nunca ha cambiado nada, la técnica sí”.

    http://josepgmaynou.blogspot.es

    • Excepto en el enfoque final, creo que coincidimos en todo. Está claro que confunden justicia con caridad y que la sociedad mejor llega con la técnica. Y que el problema no es que queramos cuidar unos de otros, sino que sea el Estado quien tenga esa responsabilidad, pues sabemos que está plagado de amiguetes que hacen negocios entre ellos (ese capitalismo de Estado que sirve para chanchullos de unos pocos).

      Lo que no me encaja es que la técnica cambie cosas y la política no. La técnica es política, pues cada nueva invención, cada nueva herramienta que desarrollamos, tendrá unas capacidades derivadas de su diseño. Así, el diseño de herramientas que, por ejemplo, permitan crear nuevos canales de información al margen de los escasos medios controlados por el Estado es, en sí mismo, un acto tremendamente político. Y liberador. Aunque no lleve la bandera del Estado ni de sus partidos, pues seguramente no gusta ni a éste ni a éstos :)

Submit a comment