Jose Álcantara, La sociedad de control

Nadie en el gobierno leyó La sociedad de control

Cuando el Excelentísimo Presidente del Gobierno y sus ministros insisten en que no les consta que EE.UU. haya espiado sus comunicaciones lo hacen con este tono de voz insípido, casi desdeñoso, que quiere transmitirnos no sólo la sensación de que están diciendo la verdad, sino la de que les resulta casi implanteable que un Estado (un Estado democrático, para más inri) se dedique al espionaje masivo de ciudadanos de todo el mundo, de todo tipo, y de toda condición.

Jose Álcantara, La sociedad de control

Y yo no puedo evitar pensar que, o efectivamente está confirmado que somos tontos de remate, o quizá es lo que ellos creen, o puede que tan sólo crean que nos lo pueden hacer creer.

Entre todo esto, llego a la conclusión de que cualquiera que en su día oyera hablar de Echelon ya no debería estar sorprendido por PRISM. Hace años que sabemos que el abaratamiento de la tecnología hace posible muchos sueños represivos.

Y hace años que publiqué La sociedad de control, un libro del que se agotaron los 4.000 ejemplares de su edición en papel y que tuvo decenas de miles de descargas hasta 2011. Es una pena que entre esos miles de personas que han leído La sociedad de control no hubiera nadie del gabinete de gobierno. Al menos nos ahorrarían comentarios sin sentido.

Quiero decir: deben ser los únicos a los que, a estas alturas, no les consta nada sobre el espionaje masivo de la NSA a todo el mundo. Dan ganas de hacerles llegar un ejemplar del libro en papel, para quitarles también la excusa de que no lo leyeron porque está agotado.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

6 Comments

  1. Es para enviárselo, Jose, y con “CC” a todos los medios de comunicación (¡toma click and mortar! :D ). Si no te queda ninguno en castellano quizás podrías enviarle a Rajoy la flamante edición en gallego.

    Por cierto, ¿no se plantea una reedición en papel de la versión en español?

    • Ja, ja, no había pensado lo del libro en gallego :D

      Sobre la reedición… pues la editorial que lo sacó fue absorbida por Planeta y todos los que estaban allí reubicados en otros sitios. La verdad, antes de reeditar habría que reescribir… poner al día. Quizá valga la pena pensar en un revamp :)

  2. Salud

    «No consta» es la forma internacional y aceptada de «a eso no te voy a contestar». De todas maneras, sobre el «no me consta que me espíen» me gustaron un par de tiras de JR Mora (esta y esta -sí, acabo de hacer una de esas cosas prohibidísimas al poner enlaces-).

    En el debate de ayer el del PNV -creo que fue él- soltó una de esas «verdades incómodas» al recordar que no hay servicio de inteligencia en el mundo que lo haga todo legal. Mientras tanto, los líderes gringos quitando hierro al asunto («no es tan grave», «qué va, qué va, solo a los malos»), metiendo cabe a los amigos («¿nosotros? ¡si nos pasaban los datos los SI de cada país!») o, simplemente, recurriendo al teatro («¡en estos años gracias a “eso” hemos impedido 56 atentados!, ¡56! ¿acaso estás?»).

    En fin…

    Y sí, ya toca una re-edición-revisión de LSC ;).

    Hasta luego.

  3. Yo lo que deduzco de todo esto es que no se lo hayan leído, sino que lo que le dice el libro no les viene bien y lo obvian y desde luego les interesa lo que está pasando.

Submit a comment