A favor de los blogs: pero en nombre de una autonomía estable y no de un evento puntual

Parece que César Calderón ha lanzado una campaña en defensa de los blogs como vía para conquistar la libertad de expresión, y desde aquí nos parece buena idea apoyarla. Pero para apoyarla lo primero que se me ocurre es sugerir poner el foco no en los malvados medios que ahora tergiversan la verdad (los medios siempre han dado la visión que les ha convenido, y siempre la darán). Como el problema de los medios es inevitable, creo que es más importante asentar las bases de una campaña así no en la crítica de carácter puntual a un problema permanente, sino en la creación de espacios permanentes con los que contrarrestar el efecto de sistemas con defectos permanentes.

Espero que los adjetivos de la frase anterior sirvan para aclarar la debilidad que veo en la campaña lanzada por César y sus motivos: existe un desequilibrio evidente entre el problema detectado y la crítica enunciada. Los medios siempre van a tener un sesgo en el modo en que transmiten información, por eso conviene dejar de guiar nuestra vida por lo que digan (o dejen de decir). Lo que los blogs permiten es crear espacios permanentes de libertad, ¿por qué entonces poner el foco en una crítica puntual tipo «nos están colando esta crisis»? Lo que los blogs han de conseguir es crear espacios de discusión autónoma, no intermediada, que sólo así logre ser libre. Para igualar el peso de un defecto permanente con una solución de carácter permanente (al menos, no puntual), hay que poner el foco en la obtención de mayor libertad para las personas, y no la crítica facilona a un determinado medio. Adicionalmente, una red verdaderamente libre y autónoma conlleva un mejor reparto de poder, lo cual siempre es positivo.

Por volver a la propuesta de Calderón, hay algo en su discurso que da la sensación de necesitar un gran pulido. Ejemplos de hace una década, ajados ya y con algunos casos de ésos que los expertos en geopolítica tienen cada vez más claro que son un claro ejemplo de manual de «inducción estratégica» por parte de Estados Unidos y no el fruto de una revolución espontánea y ajena la poder. Como digo, el argumentario necesita una puesta al día.

Sin embargo, hay aspectos valiosos con los que no podría estar más de acuerdo: los blogs (los llamen así o no) son el camino hacia la creación de espacios verdaderamente libres. Es ahí donde coincido con César Calderón, no podemos entregar la conversación a plataformas privativas que son propiedad de terceras partes. Pero más aún coincido con el matiz que añade Gonzalo: si decidimos crear nuestro espacio, no podemos dejar que estas plataformas lo canibalicen.

Si han leído el enlace anterior, se estarán preguntando por qué están leyendo este post, cuando Gonzalo nos animaba a dejar un comentario en el blog de César. Están leyendo este post porque me ha resultado desolador leer cientos de «comentarios» que en el fondo eran retuits (ni siquiera tuits genuinos, porque ése es el nivel del activismo si no salimos de esos servicios y por eso hay que arrancarlos de raiz) enterrando con su ruido un par de comentarios interesantes. Así que me ha parecido que este comentario, estos matices, era aquí donde iba a tener su lugar.

Si quieres libertad para expresarte en la Red, un blog es una pieza clave. Pero si lo abres, no te lo dejes canibalizar por los mismos servicios que ya conoces y sabes que no sirven para estructurar un mensaje ni debatirlo. Recuerdo con agrado un post que escribí a petición de Antonio Cambronero, porque el tiempo se empeña en recordarnos cada cierto tiempo que era un post necesario y cada día más vigente. No se marchen sin leerlo: Por qué tener un blog propio es importante.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

25 Comments

  1. Pero mira qué interesante lo que ha ocurrido: yo he dejado el comentario de más valor en su página, lo he anunciado en mi blog en el que añado otra reflexión, después tu haces este post que enlaza allí y al mío. En un par de acciones, el enriquecimiento de la discusión ha sido extraordinario y palidece al ver la sucesión de tuits que no hacen en nada en un ejemplo de adhesión monstruoso: los que lo retuitean, son incapaces de montar su blog o dialogar con el blog que propone la campaña. Es decir, por muy grande que sea la difusión, la deliberación se produce en un espacio que no necesita moverlo por twitter y ofrece el verdadero valor de los blogs. Nada que no sepamos, pero que ahora queda de manual. Ruido frente a reflexión.

    • Yo fui a dejarle un comentario, pero se me cayó el alma a los pies de tener que pasar cien retuits (ni siquiera tuits genuinos) que además no habían entendido nada «por la libertad de expresión en la red, retuitealo». ¿CÓMORL? Pero ¿no habéis leído el post que dice que precisamente hay que hacer algo más? Me dio pena, sencillamente, dejar un comentario en esa telaraña de ruido, por eso al final copipegué el texto y me vine aquí, donde claro… ya el sentir que era un post me animó a poner algunos enlaces, con lo cual la reflexión se enriquece.

  2. Añado: si analizamos los trackbacks recibidos, provienen de enlaces (salvo los nuestros) que no presentan ni una sola discrepancia con el fondo… y que, además, se quedan con una de las frases más “perversas” de César: “ya no basta con las redes sociales”. A ver, nunca bastó. Nunca fueron suficientes. Nunca fueron completas ni necesarias. A ver: los blogs estuvieron ANTES. Y ya movilizaban discurso y campañas.

    • No revisé los pingbacks, pero sí que me llamó la atención ese «ya» como queriendo decir que antes fue suficiente. En realidad, lo contemplo todo como el desperezo matutino de quien ha dormido tranquilamente las 8 horas (o años) que le recomendó el médico de cabecera… :)

  3. Gañanes míos,

    Sin duda, tener puestos los RTs para que aparezcan como comentarios es un error (sobre todo cuando algo se mueve mucho), porque generan un ruido insufrible. Pero creo que estáis dando por hecho que ninguno de los RTeadores tiene blog, cosa que habría que comprobar (y que paso de hacer, claro). Vamos, que los estáis tildando de seguidistas adhesionistas sin revisar las cosas: esos “comentarios” salen porque la gente ha hecho RT, nada más.

    Por lo demás, aunque en la base esté de acuerdo, creo que exageráis un poco y os emocionáis. Las redes sociales son suficientes para un porcentaje elevado de la gente. No todo el mundo tiene unos objetivos elevados.

    P.d.: El jodío también tiene los fb comments (ha vendido sus comentarios! O regalado…) y encima las urls son poco amigables, pero eso es otra historia.

    • 1. ¿De qué me sirve un blog si no lo usas? Métrica: medir la ratio RT / pingbacks. Porque ésa es la realidad, «todo el mundo tiene un blog», pero si no lo usas y te limitas a darle al RT, tanto me da que me da lo mismo…

      2. No estamos debatiendo si los servicios centralizados para redes sociales tienen un hueco o no, es evidente que lo tienen. Pero si se trata de hacer activismo, no son suficiente para nadie; nunca lo fueron. Y quien dice activismo dice cualquier tipo de campaña… como bien sabes: articularla 100% en esos servicios no es suficiente para nadie, y todo el objetivo es, al final, llevar a la gente a debatir y reflexionar a tu terreno, a conocer tu marca, tu producto y tus valores (las marcas se asocian a valores en su marketing) en tu sitio.

      PD. Éso es de nota, yo al principio no me di cuenta que tenía comentarios normales… porque los tiene debajo de los del Fbook xD

      • A mi no me salen siquiera… y es porque tengo DoNotTrack. Otra buena razón para no fomentarlos allá. Oiga, pero “la gente” no usa ese plugin. La cuestión no es si la gente lo usa, sino si el autor puede encontrarse entre quienes – cuando se defiende la transparencia en la red y el valor de los bogs, debemos suponerlo casi como una premisa – lo usan. De nuevo, todo queda desvirtuado. Y viene al pelo de nuevo por la cantidad de gente que está con la baba colgando con esas cositas tipo Branch o Medium… tres cuartos de lo mismo. Juguetes que solo servirán para vender publicidad, no habrá quien la venda al precio que quieren, innovación cero y todo el mundo renunciando al control de su contenido. Ese es el discurso imperante. Si YA (sic) no valen las redes sociales es… precisamente por esto.

      • 1) Sí, pero como siempre, es más fácil dar a un botón que dejar un comentario, y es más fácil dejar un comentario que hacer un post propio. Y cuando algo es más difícil y laborioso, pues ocurre menos veces. Lógicamente habrá más RTs que comentarios y pingbacks. Vamos, tipo pirámido 90-9-1

        2) Claro, él se ha puesto “en el centro” de este debate. Y otros nodos reaccionan: leyendo, difundiendo, comentando y creando contenido relacionado. Y como suele pasar, hay de todo. ¿Cuánta gente habrá leído el post? Os quejáis de que muchos hacen RT “sin más”, ¿pero cuántos han leído sin más?

        Es un funnel de toda la vida!

        • pero es un funnel en el que ver el ruido generado por ese 90% desanima a participar al los que podrían hacerlo, ése es el problema. No puede uno lamentarse de que su blog se ha desvirtuado y perdido el valioso aporte que suponen los comentarios y a la vez mantener activos los sistemas que acentúan esa devaluación.

    • Iván: no has entendido nada.

      La esencia de reclamar un blog para debatir y “salvar la libertad de expresión” implica que quienes se “adhieren” contribuyan a la esencia del post: no han aportado nada en las decenas de RT. Nada es nada: ni una palabra nueva. Es decir, ni siquiera han hecho nada por entender lo que reclama el post, le han dado al botón y ya, ya son guais, ya han defendido la libertad de expresion. La clave para el análisis no reside en si los que RT tienen blog o no (que nos iba a dar la risa) sino en cómo era el blog de César ANTES de que incorporara los plugins: en vez de decenas de RT’s… decenas de comentarios. Eso ha desvirtuado totalmente la función del blog que ahora se quiere rescatar. Y, si lees mi comentario allí y otros que he realizado anteriormente, el propio César lamenta el haberlos perdido.

      En segundo lugar: cuando dice que YA no basta con las redes sociales y que hay que tener blog para preservar la libertad de expresion (es decir, conservar un discurso y un debate propio) implica que no se puede dejar la discursión en manos de esas redes sociales. La única forma de no hacerlo… es retirando los plugins con urgencia para no dar valor a esa forma de contribución y quedarse con los comentarios verdaderos. Y la segunda, pedirle a la gente que lo haga allí, además de resucitar los enlaces y discusiones con los blogs que contrbuyen al debate que quiere enmarcar.

      • Han aportado difusión, sin más. No se puede pretender que todos sean generadores y creadores. El nivel de compromiso tiene distintos niveles, algunos pueden tranquilamente decidir hacer un RT y luego hacerse un blog, o simplemente quedarse leyendo.

        Lo que pasa es que se ponen al mismo nivel las interacciones más fuertes (comentarios) con las más débiles (RT) y eso crea un efecto distorsión que te ayuda a argumentar que todos son unos catetos (que también podría ser)

        “No se puede dejar la discursión en manos de esas redes sociales”: vale, pero eso no implica que haya que darles la espalda.

        Pretender que todo el mundo quiera construir un discurso propio y generar un espacio de debate propio es absurdo, por más que te empeñes.

        Y un matiz extra sobre los comentarios: tampoco nos emocionemos, que no siempre construyen valor. Con ciertos niveles de audiencia se crea un ruido demencial. No pretendas que todo funcione como a ti te gusta o como crees que debería ser.

        Sí, cierto que la única forma de evitar la intermediación y poder contar con “tu voz” es con tu servidor, pero no quiere decir que todas las personas que simpaticen con una causa tengan que seguir ese camino. Otros preferirán sólo difundir o sólo leer. O nada, claro.

        • Pero si prefieren sólo leer, espero que al menos sean conscientes de que el apoyo que brindan a su causa es más bien irrisorio. Y ojo, que ya vimos el año pasado como no val sólo difundir o leer, si las personas que se manifiestan no han reflexionado antes cuál es el problema y cómo se soluciona, si no se han marcado objetivos previos, las protestas se diluyen solas. Recuerda el 15-M, una nadería que se vino abajo como un bizcocho que sacas del horno antes de tiempo… porque es eso lo que pasó: salieron a la calle antes de tiempo, antes de reflexionar, antes de diagnosticar un problema, pensar una alternativa y proponerse llevarla adelante.

          La teoría de comunicación mola mucho, el asunto es que si alguien se postula para hacer activismo (y tal es el caso del post que dio origen a esta conversación) ha de apuntar a ese «pequeño grupo de ciudadanos comprometidos que puede cambiar el mundo porque, de hecho, ese lo único que alguna vez ha conseguido cambiar al mundo» (no es la primera vez que traigo al frente esta cita de Margaret Mead). Primero, el grupo de personas comprometidas (sean activistas, sean los 1000 fans verdaderos o lo que proceda en cada ocasión); después, sólo después, la comunicación masiva. Intentar alcanzar al reducido core de nuestro mensaje con técnicas masivas no va a funcionar, nunca lo ha hecho :)

  4. Pingback: http://www.biankahajdu.com/2012/08/19/enlaces-de-la-semana-4/.

    … A favor de los blogs: pero en nombre de una autonomía estable y no de un evento puntual Buena conversación alrededor de los poco sólidos argumentos de una campaña a favor de los blogs. Enlaza de maravilla con reflexiones sobre nuevos servicios centralizados que «te quitan ruido» pero que lo primero que te piden, para registrarte, es que hagas exactamente eso, ruido. …

  5. Estoy como más de acuerdo con Iván: no todo el mundo puede querer tener un espacio de debate y discurso propio. Aunque también estoy 100% de acuerdo en que si lo quiere tener, ese lugar es un blog. Sin embargo, he visto un mal uso de la herramienta blog innumerables veces. Muchísima gente cree que un blog es un espacio para “subir cosas”. “Lo subí a mi blog”, dicen, sin preocuparse por todo lo que tiene que ver con un blog, y que pasa básicamente por participar en una blogosfera. Si no lo haces, no tienes blog (mi blog es un ejemplo, aunque estoy intentando remontar eso).

    Ahora bien, no creo que Twitter y Facebook sean los archienemigos de la blogosfera. Si bien es cierto que canibalizan las discusiones, esto es porque quizás por estos medios se expresan justamente lo que no tienen o no saben usar bien su blog. Y está bien que se expresen. Y también se puede hacer un buen uso de estos servicios y compatibilizarlos con tener un blog. Es más, últimamente estoy viendo como algunas personas que comenzaron en la red a través de Facebook o Twitter, se están animando a armar blogs, o al menos están viendo la necesidad.

    También he visto casos de hilos de comentarios que no se parecen en nada a lo que esperaríamos de un blog, aún sin el plugin que te colecta los RT. Por ejemplo, sigo un blog feminista cuya autora me parece estupenda, pero son muy pocos los lectores que le comentan en clave de blogosfera, es decir, gente que tiene blogs y que discute con cierto nivel intelectual y de respeto. La gran mayoría de los comentarios (y tiene muchos) son de trolls anti-faministas con los cuales ella pelea a brazo partido. Así que es un blog casi devenido en foro, o como dicen los chicos de Taringa “foro bardo”, con la ventaja para la autora de que si los trolls molestan mucho, los puede banear con comodidad. Me pregunto si no será mejor, justamente, tener un foro para ese tipo de debates, antes que un blog. La blogósfera feminista, en este caso, no debería quizás dedicarse a pelear con los trolls sino a generar discurso y agenda propios apuntando a otro lado, porque a los trolls no los van a convencer! Para eso, con publicar en el blog y responder los comentarios, ya no basta.

    • Twitter y Facebook cubren muy bien la necesidad de muchas personas que no quieren un blog, sobre todo Facebook. La mayoría de personas que usan Twitter en el fondo estarían mejor centrando su actividad en el blog y usando twitter sólo como referencia, para no ignorarlo (porque tenéis razón en que no podemos darle la espalda) pero teniendo siempre claro que el objetivo es armar discurso, imagen y marca en el blog.

      Sobre foros y blogs… es una propuesta interesante. Yo siempre he afirmado (y lo mantengo, mientras nadie me demuestre lo contrario) que nada como un foro para crear comunidad de verdad en torno a una web/producto/idea. En ese sentido son mucho mejor que los blogs, pero los blogs permiten otro tipo de reflexión, si el software de gestión de foros se actualizara, podría quedar algo parecido a un blog, con etiquetas y demás. Pero claro, entonces descubrimos que lo que tenemos es una especie de Barrapunto (sin duda, un tipo de sitios que primero evolucionó hacia el tipo de publicación de blogs) al que habría que quitar (en aras de la conversación) la innecesaria reducción de escoger qué va a portada y sale en el feed. No sé, sería para pensarlo pero desde luego tiene su espacio: yo soy un gran partidario de los foros cuando el objetivo es crear comunidad, son una herramienta fantástica :)

  6. A ver: que no todo el mundo lo quiera… ¿qué significa? ¿que no a todo el mundo le gusta encontrar cebolla en su lechuga? Nada se hace para “todo el mundo”. Lo que no puede ser es que defiendas una estructura autónoma como el blog y descompongas tu propia conversación en las “redes sociales” para después quejarte de que, eso, no vale.

    Observaciones: la conversación te la canibalizan twitter y facebook… sólo si tu quieres y lo permites. Eso es lo que ha pasado en el blog de César. A mí y a Versvs no nos pasa. ¿Darles la espalda? Si quieres mantener una estructura de conversación inteligente, constructiva y que sirva (por ejemplo, para la “libertad de expresión”) lo más que te puedes permitir es utilizarlo como posicionamiento. Como Google. Pero, como con Google, tu negocio (tu blog) depende de un algoritmo que mañana puede cambiar. Así que, como hemos observado muchas veces, cuanto más tráfico directo, mejor.

    Por otro lado, no nos olvidemos de que el blog no sólo es un mecanismo para comentar: es un mecanismo para crear red. Es decir, el máximo valor se produce en la interacción entre blogs… exactamente lo que estamos haciendo ahora. No es posible generar valor real desde las redes sociales: es efímero e inencontrable, difícilmente preservable. ¿Que hay gente que no lo quiere? Pues que no lo haga, pero empecemos por no darle valor a los que simplemente retuitean una cosa que seguramente ni han leído… mientras reinvindico el valor de lo que hago aquí es lo bueno.

    @MAriana blog, foro,.. ¿qué mas da? son herramientas de publicación electrónica que te empoderan porque las controlas tu. Si esta chica quiere comentar con trolls antifeministas… es su problema… y su opción. Que a ti no te guste… pues, siguiendo esta lógica, haz lo que te diría un hacker: monta el tuyo. Es cierto que hay gente creando blogs y saliendo de Facebook… prueba más de que el valor no se puede construir desde Facebook. Y aqui hablamos de valor (recuerda: “libertad de expresión”). Lo otro es algo ya vivido y conocido; hacer el chorra como se ha hecho en todos los servicios de chat de toda la vida. Muy divertido, pero no, no se produce conversación de calidad. Tampoco en twitter donde es IMPOSIBLE debatir nada que no termine en bronca: 140 caracteres no son para explicarse.

    Todo esto, además, en un contexto ideológico donde se venden las redes sociales como “voz” para la gente y como algo “revolucionario”. Hay una incompatibilidad entre el discurso de las “redes sociales” y el de “tener un blog”. Y a ambos dos: no existe la salsa de spaghetti perfecta. No es lo importante el efecto que quede en el blog de los comentarios que el propietario acepta, lo que importa es la autonomía para desarrollarlo. César ha optado por introducir todo el ruido de las redes en su blog… y su blog ha bajado de valor. Cuando ve que ha bajado de valor, trata de recuperar el discurso de que, lo contrario, es lo bueno. ¿Que hay gente que no quiere hacer eso? Allá ellos, son muy libres. Pero que por favor, que no nos vendan que la falta de empeño del mínimo común denominador de la inteligencia y/o el esfuerzo es el estándar por el que tengo que medir el valor de lo que hago. Sólo espero que la proxima vez que les borren una foto de Facebook, o les cierren una cuenta de twitter no me vengan diciendo que les han censurado: tienen lo que han buscado, a cambio de cero esfuerzo alguien ha decidido por ellos. Si, además, tienes una postura activista, simplemente has hecho el idiota.

    • Estoy de acuerdo contigo, pero añadiría, ya que según leía tus palabras se formaba la visión de utilidad real de twitter, la red del “pajarito” es para poco más que titulares de noticias y esloganes, por algo los periodistas y “revolucionarios” se encuentran en su salsa.

  7. Salud

    Sobre los medios, tendemos a olvidarnos que, al margen de la veracidad, la imparcialidad no existe ni se busca, por eso muchas veces se cae en el engaño de «ahora dan información sesgada», ¿ahora? si la propia elección de qué informar (no digamos ya el cómo) es un sesgo. Pero es lógico, eso pasa con todos, el tiempo/espacio es limitado y uno hace lo que le interesa (por temas ideológicos o monetarios, da igual). Ahora y siempre, todos tienen una agenda, también nosotros en nuestros «medios». Y muchas veces una bitácora no es más que un grito en el desierto si no tiene visibilidad, pero algo positivos que estas tienen frente a otros medios es que se tiende (porque no es ni una obligación ni un absoluto) a enlazar otros comentarios, otros artículos, otras contribuciones, en otras palabras, se tiende a tejer redes con lo que se llega a algo escrito por un fulatino que ni habías oído hablar antes y que por otro medio no llegarías.

    En fin, llámense bitácoras, páginas contrainformativas, o lo que sea, la lucha de las ideas se desarrolla acá, y aunque parezca tiempo perdido siempre alguien llega.

    Hasta luego ;)

    PD: Muy interesante, por cierto, el debate de los comentarios. Y creo que están más de acuerdo de lo que los comentaristas creen o parecen creer ;).
    PD2: No sé cuál es la experiencia de ustedes con respecto a los lectores que vienen de Tw, pero la mía es que puedes tener más RT apuntando a tu artículo que accesos desde TW (estoy seguro que muchos retuitean sin entrar siquiera), y que los accesos desde TW son más volátiles que los de otras redes (como FB), esto es, hay mucha gente da clic a todo pero no leen nada, no sé si es por la falta de entradilla o titular, mientras que en FB o similares, al darse más info al colocarse el enlace, entra menos gente o tiene menos desarrollo vírico pero esta dura más en el artículo…

    • Muchas gracias por el comentario, yo creo que también estamos todos más de acuerdo de lo que parece :D

      Sobre el tráfico, tendría que revisar mis datos según entradas, puedo confirmar lo que apunta Gonzalo: el tráfico que llega desde twitter es mejor que el que llega desde Google, seguramente por el mismo comportamiento que ya apuntas tú, al disponer de más info y venir recomendada por alguien a quien otorgan credibilidad (por eso lo «siguen») llegan menos, pero llegan mejor.

  8. En los blogs que manejo profesionalmente, el tráfico recibifo de twitter es el de mayor calidad. Sin duda. Mucho mejor que el de Google, aunque aquí pronto nos dirán que el tráfico que llega a las webs desde las redes sociales es infinitamente menor que el de Google. Con todo: mi sensación es que si antes las comunidades en torno a espacios se cultivaban en torno a lograr subscriptores vía RSS, ahora se construyen en torno a twitter y, sí, el maldito Facebook. Es, a mi juicio, algo de inferior potencial, pero la abrumadora llegada de personas que no tenían ninguna clase de perfil digital a la red por la vía de Tw/FB ha llevado a esto. Por eso he mencionado que hay que emplearlas del mismo modo que Google: genero un pocosionamiento que antes era vía enlaces y su ranking y ahora es estar presentes en perfiles de personas que recomiendan. El trabajo, sin duda, es totalmente diferente: lo primero es un mundo técnico, pasivo, tantas veces de “trucos”, y el otro obliga a interactuar y a estar activo. Curiosamente, en los blogs que tengo y no tuiteo… nunca el tráfico viene de allí. Hombre, obvio, me dirán. No, no es tan obvio: sucede que esos lectores se acercaron a mi vía RSS y no tuitean el enlace, todo lo más lo meten en sus marcadores. La comunidad de lectores se forjó por vías alternativas y permanece así. Las que se forjaron con Twitter como vía para dar cuenta de una actualización, mantienen un tráfico vivo desde allí. Como ya no se recomienda vía Gooogle Reader, pues…

    • Twitter (si descartamos el uso de “chat” que le dan la mayoría de los usuarios dentro de la minoría que son activos), queda como herramienta de curación de contenidos, que es lo que más puedo rescatar. Creo que la estrategia básica que seguimos todos es escribir en un blog, compartir el enlace por Twitter y esperar que otros “curadores” hagan RT. Y hacer lo propio con twits interesantes de otras personas, en lo posible usando hashtags. Con el tiempo, se pueden forjar relaciones más estables con esas personas, como sucede con personas que tienen otros blogs o que los comentan. Pero nada más interesante y más bonito que charlar en un blog, sin dudas (salvo casos como el que les comentaba de la bloguera feminista, con +20 comentarios en cada post, la mitad de ellos de trolls).

      Gonzalo, ¿vos considerás que las comunidades construidas vía “te leo por RSS” ya no se pueden seguir construyendo? ¿Cómo hacer que un blog personal que construyó su posicionamiento en una red de esa manera siga ampliando (y por lo tanto, manteniendo viva) esa red, sin recurrir a Twitter y/o FB?

      • Creo que hay un sesgo sistemático: los usuarios que llegaron a los blogs antes de que Twitter pegara fuerte seguramente son más de esos que leen mucho y escriben mucho. Los últimos que se sumaron al invento seguramente leen demasiado poco (otro sesgo sistemático). En algún lugar entre la crucifixión y la resurrección reside la salvación, que decía aquel. Yo creo que el tiempo por venir no nos traerá (a menos que transformemos el modo en que críamos y educamos a los más jóvenes) ni una gran eclosión de personas capaces/dispuestas a debatir largamente ni una masa de personas incapaces de producir más allá del «me gusta», creo que habrá un punto intermedio, como dije alguna vez en el blog de Cartograf :)

        Sin embargo (como digo en ese mismo artículo), para que esas personas que podrían ser efectivamente sean es necesario que haya una semilla, es necesario que conozcan las herramientas, que vean que otra Internet es posible. Para crear un mundo nuevo, primero hay que poder soñarlo.

      • No tengo nada más que añadir a lo que dice Jose. Creo que ahí reside el grueso de la cuestión. Un aparte serían nuevas generaciones de públicos pensantes (por edad o conocimiento) que llegan ahora y no tienen forma de entender o acceder a lo que era la ética blogger. Y esta destrucción sí que es algo que hay que lamentar seriamente.

  9. Eso! Quizás no es que haya que decir “lo ético es bloguear” sino que hay que difundir y enseñar la ética bloguer. Si bien, por un lado, tenemos gente que antes blogueaba o al menos actualizaba una web, y ahora solamente usa Facebook, también veo mucha gente que a medida que crece en la red siente la necesidad de mejores herramientas y menos limitaciones. Hay un proceso destructivo, pero también hay procesos en el otro sentido. No sé si habrá un equilibrio, pero al menos tengo ganas de pensar en positivo :-)

Submit a comment