Cine Albéniz, en Málaga

Falacias de cine, una historia de piratería

Cine Albéniz, en Málaga

Una paradoja argumental (y falaz) que sale a la luz cada vez que se habla de piratería. En este caso, traigo un ejemplo de cine. Fluye así:

  • Falacia 1: Si el precio del cine sube, las personas dejan de ir al cine, pero es por culpa de la piratería.

    (Ver, por ejemplo, Vanitatis.)

  • Falacia 2: Si el precio del cine baja, las personas vuelven a ir al cine, ergo no era que las pelis fueran malas ni que estuviéramos cansados, era el precio.

    (Ver, por ejemplo, El País.)

¿Notan algo raro? Lo adivinaron: cuando la afluencia a las salas baja, la culpa es de la piratería, pero cuando la afluencia a las salas sube la piratería no recibe disculpas. Es tan sólo que no estábamos tan cansados y aún nos gusta tontear con él, o con ella, en el cine, y ser majos y jóvenes como cuando, esto, como cuando éramos majos y jóvenes.

Por supuesto, nadie comenta que la industria del cine lleva más de 30 años convenciéndonos de que lo que de verdad mola si hablamos de cine es verlo cuando se nos antoje en el salón de casa a la hora que queramos y tan cómodo como nos apetezca: para eso nos convencieron primero de que queríamos tener VHS, y luego DVD, y Bluray, y Home cinema, y Dolby 5.1 para el salón de casa, que si no el sonido desmerece las 52″ de la nueva tele. Luego, claro, si les hacemos caso y decidimos que lo que queremos es ver las películas en nuestra pantalla gigante con nuestro sonido de cine, a la hora a la que me dé la real gana y con las zapatillas de andar por casa, entonces es que estamos matando al cine con tanta piratería. Acoso y derribo semántico.

Y todo ello sin dejar de observar como pueriles esos esfuerzos por extrapolar modelos y tendencias en cuanto a la evolución de la asistencia a salas de cine cuando los resultados no son estadísticamente significativos ni hay base para hacer afirmaciones tan contundentes. Pero todos quieren tener un modelo que extrapolar, aunque el resultado sea una tontería de magnitudes épicas. Para empezar ambos asumen que el precio de la entrada tiene algo que ver en todo esto, cuando no lo parece en absoluto. Pero para eso mejor les recomiendo un buen post de Remo en Xataka, que tiene una foto preciosa del cine Albéniz que yo he tomado prestado para este post porque, lo admito, a mí me encanta ese rinconcito de Málaga.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment