Songbird vs Listen, navaja suiza contra reproductor de audio en Linux

Cuando veo el blog veo cómo el tema del software libre (principal en los inicios) fue cediendo terreno a otros temas. Es lógico, pasa el tiempo y yo voy haciendo el blog cada día. Y yo voy mutando, en ese mismo tiempo. Sin embargo, no se debe tanto a un cambio de interés como a que a veces no gasto tanto tiempo trasteando el PC y probando programas como hacía antes. Creo que, hasta cierto punto, me cansé de vivir al filo de la navaja de Sid.

Si eres usuario de GNU/Linux, y a menos que hayas vivido debajo de una burbuja últimamente, sabrás que hace un tiempo se publicó la primera versión estable de Songbird, un reproductor de audio multiplataforma que utiliza el motor XUL desarrollado por Mozilla (y empleado, entre otros, por Firefox, Thunderbird y Sunbird) lo que le dota de una de los (potencialmente) puntos más fuertes de songbird: las extensiones. De la publicación de esta versión estable hará ya un mes o algo más y en su día la gente se lanzó a bombardear con lo nuevo, lo bueno y lo malo del reproductor/navegador. Muchos blogs hablaron del tema, así que es fácil buscar notas al respecto.

Personalmente llevo usando Songbird desde que apareció la versión RC1 (la primera que no se colgaba) hace un par de meses. Evidentemente, lo que yo diga aquí no pretende ser La Verdad, sino únicamente mis impresiones al respecto.

Es un programa bestial, y su potencial es enorme si consideramos que una base de usuarios que desarrolle plugins podrá hacer cosas realmente interesantes con él. En mi día a día uso varios equipos y sistemas. Mayoritariamente son sistemas GNU/Linux con Ubuntu instalado, pero también uso sistemas con Windows XP. En Windows, al cabo de 10 años, en Songbird he encontrado un software con el que valiera la pena reemplazar Winamp sin pagar por ello un elevado precio en rendimiento del equipo. Songbird trae todas las pijadas de los reproductores actuales, sin consumir demasiados recursos. Podría decirse que el éxito de Songbird era un secreto a voces dado el lamentable estado del entorno de navegadores en ese sistema (con Windows Media Player y iTunes bien asentados, un par de bichos devoradores de memoria RAM que dejan el ordenador temblando cada vez que los arrancas). Songbird es ligero y permite además navegar e ir guardando música y añadiéndola directamente a tu biblioteca (permite navegar, cosas de estar basado en Firefox). Me llevó aproximadamente 1 hora saber que Winamp acababa de morder el polvo para siempre, y el paso de los días no hace más que darme la razón.

En Ubuntu, ya ha sido otro cantar. Pues en este sistema contamos con buenísimos reproductores de audio como Amarok o Listen. Sin ir más lejos, hace casi tres años que Listen es mi reproductor por defecto. Una maravilla de reproductor con algunos puntos fuertes como son su modo aleatorio-predictivo. Y aquí Songbird no lo tiene tan fácil. Gracias a las extensiones se pueden cubrir casi todas las funciones de Listen (carátulas, letras), y obviamente es muy sencillo en Songbird ir a la página oficial del grupo que estás oyendo e informarte sobre ellos.

Pero hay un par de detalles que son importantes en Listen que Songbird no cumple y sin los que no puedo sustituirlo.

  • Modo predictivo. El modo dinámico de Listen (incluído hace 3 años) funciona de escándalo. Pones un par de canciones del tipo de música que quieras oir y a raiz de ahí el navegador podrá estar horas sin desviarse mucho de ese estilo, mezclando artistas parecidos y relacionados. Brillantísimo, por eso me río de los fanboys de Apple cuando hacen palmas con las orejas por un modo predictivo (Genius) añadido 3 años tarde y que además funciona de forma deficiente. Songbird trae un sistema de listas inteligentes basadas en filtros que ciertamente son muy versátiles y funcionan muy bien, pero no se acerca ni de lejos a la comodidad e improvisación del fantásticamente resuelto modo Dinámico de Listen.
  • Poner música en cola. Ya, un reproductor que tiene un fantástico motor para listas inteligentes, para filtrar tu colección o crear tus propias listas de reproducción metiendo en ellas la música que te dé la gana, quizá no tiene entre sus prioridades una cola de música para reproducir a la que añades música un poco a boleo. Pero yo sí lo tengo entre mis prioridades. Y se trata de la típica cosa que con una extensión se soluciona, pero da la casualidad de que en el paso de la RC2 a la RC3 la extensión dejó de funcionar. Yo pensaba que sólo estaban tapando bugs, pero se ve que tocaron el código bastante. Sé que es un detalle sin importancia, pero ¿tanto cuesta meter esa cola en el soft por defecto, tan poco útil es?

Conclusiones

  • Songbird es un gran reproductor de música. Muy versátil, estable, consume recursos de forma muy moderada. Songbird tiene un sistema de listas inteligente más que interesante. Si usas Last.fm, la integración de Songbird con éste es muy buena. Songbird tiene un potencial enorme, si consigue reunir una comunidad de usuarios y desarrolladores suficiente. En Windows es sin duda el mejor navegador del momento.
  • A día de hoy, Listen es mejor reproductor que Songbird. Este último muestra, eso sí, mucho potencial y de la comunidad de desarrolladores y usuarios que sea capaz de congregar dependerá, en buena parte, su éxito futuro. Sin embargo, a día de hoy, a la espera de que el código base o las extensiones de la comunidad hagan posible obtener todas las funciones de otros reproductores disponibles en Linux, Songbird no está a la altura de otros reproductores como el proyecto Listen de Gnome. Será cuestión de darle algo de tiempo a que tome vuelo, porque sin duda se trata de un proyecto muy notable y que por ahora está muy bien hecho.

Y esto es todo. Estoy abierto a recomendaciones (¿alguna extensión que yo desconozco y permite implementar un modo dinámico?), porque el software en sí me parece guay y la idea de tener un repro de música extensible me seduce, aunque sea porque para mí es una parte importante de lo que hago durante todo el día: oir música.