Sun desangrada

Cuando hace un año y pico Oracle compró Sun nos preguntamos cuál sería el futuro de los activos que cambiaban de manos, desde Java a MySQL pasando por OpenOffice. Cuando hace dos meses hicimos la actualización a Ubuntu 10.04 (Lucid Lynx) el quejido común en la mesa de trabajo fue «Oh no, ahora OpenOffice viene con el logo de Oracle, qué horror». Lo llamativo es que fue un lamento común a todos los que estábamos ahí haciendo dist-upgrade. No nos gusta Oracle, pero nos gusta mucho menos aún en comparación con Sun, miembro de la FSF que veía la innovación y el software libre como parte central de lo que hacían. Un año después de la adquisición, Sun se diluye bajo la cultura corporativa de Oracle, que está destrozando los logros de Sun. Da bastante pena, la verdad.

Flex y Silverlight: adoptando la filosofía de Java con años de retraso

El software libre lleva años cabalgando para llegar donde ha llegado. Más de 20 años se han necesitado para volver a plantar cara (con alguna opción de victoria) a la industria del software privativo desde que el sistema «natural» y científico de desarrollo de software fue apropiado por unas empresas que a costa de esa apropiación se convirtieron en gigantes.

Durante este tiempo un cambio lento se ha ido produciendo, la red ha hecho posible aquel modelo conceptual: el desarrollo cooperativo, la granja de hormigas, el bazar caótico y optimizado que reacciona con celeridad a la industria macrocorporativa del software.

Durante muchos años, además, el software libre estuvo peleando con lo que se dio en llamar la trampa java (¿qué es la trampa java?). Hace unos meses Sun Microsystems anunció la completa liberación bajo licencia GPL de Java, lo que significó el fin de la trampa java. Sun tardó años en comprender que el avance para ellos mismos pasaba por convertir Java en una herramienta completamente libre y cuando creíamos que ningún otro gigante intentaría hacer lo mismo aparecen Flex y Silverlight. Dos criaturas de manos de Adobe y Microsoft encaminadas a la creación de Rich Internet Applications y que son ofrecidas al mundo con exactamente la filosofía que java tenía antes y se vio forzada a abandonar: Una plataforma libre con un núcleo cerrado bajo el mando de una única empresa.

Todos sabemos que estamos a otra escala, el problema de Java residía principalmente en que se convirtió en el estándar de facto para multiplataforma, pero es que Adobe y Microsoft tienen mucho peso, y no apostaría yo tan fácilmente a que la apuesta de estos dos va a resultar en fiasco mayúsculo. Tan sólo me llama la atención de que adopten esta mentalidad años después que otro competidor como es Sun, que ya ha dado un paso al frente, más allá de lo que ahora proponen las dos mayores empresas de software privativo del mundo. Y lo hicieron cuando decidieron liberar todos los componentes de Java bajo GPL.

*** Relacionado:: ¿El fin de la trampa java?

¿El fin de «la trampa java»?

La trampa Java. ¿Nunca has oído esa expresión? No es mía, claro; es de Richard Stallman. Y Richard Stallman es amado y odiado a partes iguales; yo no lo amo, pero simpatizo.

Leamos, en palabras del propio Stallman, qué es esto de la trampa java:

Si su programa es Software Libre, éste es ético en principio –pero aún así, puede haber una trampa de la que debe cuidarse.
Su programa, aunque en sí mismo sea libre, puede estar restringido por software no libre del que depende. Dado que hoy se destacan por estar en esta situación los programas escritos en Java, llamaremos a esto la Trampa del Java.

Ayer, Sun Microsystems anunció la liberación de los componentes de java que aún no eran libres bajo las condiciones de la licencia GPL v2, la más empleada actualmente en el mundo del software libre. Lo hace, como todas las empresas, por imposiciones de mercado: La competencia con .NET (apoyada en el gigantismo y el músculo de Microsoft) no le deja mucha más opción a medio y largo plazo. Esto es por tanto un intento de conseguir atraer aún más desarrolladores a esta plataforma, que ya es una de las más utilizadas por la facilidad que otorga (al trabajar sobre máquina virtual el código que programas sirve para múltiples plataformas).

Bien, el tiempo nos dirá en qué queda todo, pero de momento creo desde el punto de vista del software libre podemos estar contentos. En mi modesta opinión (que mantendré a menos que alguien descubra alguna triquiñuela oculta en lo que Sun ha anunciado) la trampa Java es cosa del pasado.