¿En qué pagarán los niños?

Mientras el ministro de finanzas eslovaco tira piedras contra países del Euro como Grecia y Portugal, ante la indignación de un Barroso que no debe entender bien la lógica del ataque eslovaco a su propia moneda justo cuando el euro ha caído por séptima semana consecutiva y la salud de la divisa común es peor que la que indican los indicadores usados para medirla, corroboramos una vez más que los países latinos de europa son los que con mayor carga impositiva lastran a sus empresas y recordamos que los bancos más grandes del mundo apoyan a un yuan más fuerte de lo que parece, el Banco Mundial sale por la tangente con el patrón oro y, para hacerlo todo más complejo, el franco suizo rompe a su favor la tradicional estabilidad de cambio de la divisa centroeuropea frente al dólar, gran referencia mundial. Nervioso retrato para un movido mercado de divisas en plena crisis que no refleja sino la incertidumbre reinante respecto de la salida de la misma: mientras todos apuestan (y temen) a que China saldrá más fuerte y bien posicionado de la misma, nadie sabe ni cuándo sucederá ni cuánto más fuerte saldrá. Hasta ese día, toda divisa equivocada puede convertirse en una patata caliente.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment