¿Quién pondrá una pica en Tayikistán?

Karzai en MoscúMucho se puede hablar de las ambiciones chinas y de su nuevo equilibrio con Estados Unidos y sobre si está o no en situación de desatar un conflicto militar con esta, o cualquier otra, potencia. China está obligado a elevarse como un gigante benévolo, al menos hasta 2015, cuando su sistema de geoposicionamiento le confiera alguna opción de victoria frente a Rusia, Estados Unidos o la Unión Europea, que cuentan con sistemas de geoposicionamiento para sus tropas. Precisamente 2015 es el año en que se espera que Irán, que compite con Turquía por el liderazgo centroasiático, tenga capacidad nuclear. Mientras tanto, Tayikistán, el más pobre de los cinco tanes, cuya estabilidad parece depender completamente de la inversión China, ante la desidia de Rusia, Unión Europea y Estados Unidos). Quizá por eso el gobierno tayiko acaba de ceder en un conflicto fronterizo con China, sabedor de que se están desatando las alarmas de desestabilización de la región debido a la mayor presencia de integrismo islámico en su territorio, mientras la política gubernamental podría generar el radicalismo que pretende combatir, posibilitando que se extienda también a Uzbekistán. No es de extrañar que la visita de Karzai a Moscú siente mal en Washington.

Un nuevo equilibrio

EE.UU. y ChinaLa visita del primer ministro chino a Estados Unidos nos deja unos acuerdos con los que EE.UU. prevé ganar 45.000 millones de dólares en exportaciones al gigante asiático. Estos acuerdos, según Obama, deben constituir un puente económico necesario entre ambas potencias, imprescindible para estabilizar las relaciones. Mientras tanto, tan pronto como en 2012 podría haber trenes fabricados por XXX circulando por las vías británicas y el escenario conjunto se refleja en un yuan en escalada imparable frente al dólar y se completa con los novísimos puertos chinos en las zonas del Índico y el Pacífico que no serían usados como bases militares, sino comerciales pero que, en el contexto de una pérdida creciente de influencia económica en la región, impulsan a EE.UU. a negociar una alianza armamentística con Rusia, cortejada por todos, que le permita concentrarse en esas regiones y mantener, al menos, su poderío militar.

Las artes de seducción chinas

Rusia y ChinaLas relaciones diplomáticas entre China y Rusia parecen estar en uno de sus momentos más fluidos, algo refrendado una vez más ayer en el nuevo encuentro entre ambos gigantes, tras el que anunciaron que 2011 será un año clave para estrechar relaciones y afrontar juntos problemas comunes, como el de un Irán nuclear. Y poco parece importar que Irán no vaya a tener capacidad nuclear antes de 2015 y que, para entonces, la economía iraní esté dañada tras el hipotético reconocimiento de un estado palestino y una mayor paz en Israel, que presumiblemente arrastrará al comercio con destino occidente para que discurra por ese país. Los chinos están a otra cosa: se trata de seducir a Rusia, que en el futuro más o menos próximo tendrá que decidir dónde deposita sus lealtades. De entrada, ya han comenzado a seducir al mundo: y es que, al amparo de un cierto malentendido occidental, China comienza a ser el objetivo de un cierto anhelo, una cierta atracción suave que la convierte en la tercera potencia turística mundial, un papel y una influencia que China está dispuesta a potenciar copando los mayores anuncios en el corazón simbólico del imperio norteamericano, Times Square.

China reitera su interés en Asia y África

ChinaAnte las continuas revalorizaciones del yuan, que sigue cotizando a máximos históricos frente al dólar y cuya internacionalización es clave para aportar estabilidad al movido mercado de divisas, que condiciona la caída del superávit comercial chino por segundo año consecutivo, pese al aumento de las exportaciones, el estado Chino sigue mirando cómo cuidar sus posiciones en sus principales mercados, impulsando su entorno asiático y la internacionalización en África. Así tenemos el acuerdo de un nuevo convenio de cooperación bilateral con Camerún, mientras sigue deseando la mayor estabilidad para Túnez y se congratula del referéndum de independencia de Sudán del Sur. Así mismo, el anuncio de la instalación en las islas Canarias de su base comercial para África, recientemente integrada junto a Madeiras y Cabo Verde en la Región de la Macaronesia.

La infructuosa visita de Barroso a Azerbaiyán y Turkmenistan

Barroso, Comisión EuropeaLas declaraciones de diplomáticos estadounidenses en Roma que apuntaban a una posible fusión de los gaseoductos Nabucco y South Stream fueron rápidamente desmentidas por la UE y tienen toda su significación en el marco de un debate más amplio que versa sobre la (des)vinculación de Berlusconi a Putin. Algo se está moviendo, en todo caso, en un centro asiático que busca posicionarse de cara al futuro y al que Barroso, presidente de la comisión europea, dedica una visita a Azerbaiyán y Turkmenistán en la que pretende invertir la tendencia clara durante todo 2010 y conseguir caudal de gas que fluya hasta el Nabucco, que a estas alturas y sin proveedores está en una posición mucho más débil que el gaseoducto gestionado por Gazprom. Según Barroso, el país azerí se ha comprometido a vender gas para el Nabucco bajo la promesa de más visas de entrada en la UE, otros puntos de vista declaran que el éxito ha sido nulo dejando toda la responsabilidad de éxito del viaje en la reunión de hoy con en Turkmenistán, que posee las cuartas reservas gasísticas del mundo y que afirma no saber el porqué de la visita de Barroso.

Los equilibrios de Moscú

Del lanzamiento de la nueva Unión Aduanera con Bielorrusia y Kazajstán a una renovación de sus defensas que no gustó a todos sus vecinos pasando por la venta de ingentes cantidades de petróleo a China, el renovadp ímpetu de Rusia no deja indiferente a nadie y no todo son buenas noticias: en Ucrania los partidarios de marcar un mayor distanciamiento con respecto a Moscú ganan visibilidad y el ministro del interior polaco culpa a los rusos del accidente aéreo la vida al presidente Kacinsky el pasado 2010. No es de extrañar que el canciller Lavrov reste importancia a la expulsión de diplomáticos de Moscú en Madrid el pasado día de nochebuena y sostiene que Rusia tiene más sintonías que disonancias con EE.UU., que por su parte afirma seguirá negociando la entrada de Moscú en la OMC. A tan apretada agenda de exteriores no falta una dosis de nacionalismo: «consume ruso», dice el jefe de la sanidad rusa, que aprovecha el escándalo de las dioxinas alemanas para darle un golpe a la UE, quizá porque ya sentían que para no caer había que dar alguna coz.

China y los países turcómanos buscando su punto de inflexión

ShanghaiLas cifras de China son apabullantes y este 2011 se presenta bien al imperio asiático: durante 2010 la balanza comercial China presentó un superávit del 35%, con unas ventas de coches que crecieron asombrosamente en 2010, pero para las que se prevé un estancamiento en 2011 al finalizar el plan renove agrícola que les dio impulso, que da paso ahora a una apuesta renovada por el coche eléctrico. Quizá por eso el plan quinquenal 2011-2015 que justo acaba de comenzar, y que tiene como mayor foco dar un mayor impulso al mercado interno chino debe ser considerado en el mismo plano que los últimos planes de infraestructuras y estabilidad social y los cortejos a Moscú y los países turcómanos, que ven potenciado su papel de pieza estratégica en el centro de Asia buscando contactos al este, toda vez que la UE no acierta a reconocer el rol regional de Ankara y, peor aún, amenaza con endurecer y cerrar más las fronteras. La rumoreada fusión de los gaseoductos Nabucco y South Stream, aunque desmentida por la UE, no haría sino reafirmar la pérdida de posiciones de la UE, compartida con la pérdida de EEUU, en favor de Moscú y China.