Una definición de generación

Peter Beinart escribe una imprescindible columna titulada The rise of the new left, en The Daily Beast. En ella trae al frente una definición de generación, en concreto de generación en términos políticos, que dice tomar de Karl Mannheim:

Para comprender lo que constituye una generación política, tiene más sentido [que fijarse en la fecha de nacimiento] seguir la definición propuesta por el sociológo de la primera mitad del s. XX Karl Mannheim. Para Mannheim, las generaciones nacían de la disrupción histórica. Tal como él argumentó -y la investigación posterior ha confirmado- las personas están desproporcionadamente influidas por los sucesos que tienen lugar entre sus últimos años de post-adolescencia y los veinticinco. Durante ese periodo -entre el momento en que abandonan la casa de los padres y el momento en que crean un hogar propio estable- las personas son más proclives a cambiar de ciudad, de religión, de visión política, de marcas de pasta de dientes. Tras ese punto, los estilos de vida y las actitudes se calcifican. Para Mannheim, lo que definía a una generación era esa particular sección de la historia que experimentaron durante sus «años plásticos». Una generación no tenía duración definida. Puede emerger una nueva «cada año, cada treinta años, cada siglo». Lo que importaba era si los sucesos experimentados por las personas mientras vivían sus años más maleables eran lo suficientemente distintos de los experimentados por esas personas mayores o menores que ellos mismos.

Con frecuencia hablamos de los retos sociales como los retos de nuestra generación, y yo lo percibo como esos que teníamos ni 20 años cuando descubrimos y comenzamos a usar una web que era joven y además inocente, algo que ya no es así (ni probablemente volvamos a disfrutar). El contexto cambia, pero el reto persiste: la prolongada depresión económica en occidente, y el choque entre usar la tecnología para garantizar las libertades o usarlas para instaurar una sociedad de control.

Me resulta interesante la definición de Mannheim. ¿Cuándo podremos decir que hay una nueva generación que es suficientemente distinta de la que ahora tiene treinta años? Y la columna de The Daily Beast es una gran lectura: trata la superación del paradigma Reagan-Clinton en la política estadounidense, del rol de Occupy en las movilizaciones y del nuevo cuño de políticos que son relevantes al margen del esquema político que ha dominado la escena de ese país durante más de 30 años.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

2 Comments

    • Es que los chicos que ahora crecen con WhatsApp y Tumblr están (pese a que no lo queramos admitir) infinitamente más cerca de nosotros en cuanto a lo que experimentan (Internet, aunque las webs ahora sean más potentes y la usen desde el móvil y haya un montón de sonidos que a nosotros nos traen recuerdos intensos y ellos jamás comprenderán) que nosotros de quienes estaban por aquí 10 años antes y cumplieron 30-35 años sin siquiera escuchar la palabra módem.

      Así, aunque no dudemos de que el imprint que tenemos en la memoria sea diferente del que tendrán quienes ahora están en esos «años plásticos», ¿es tan diferente del nuestro? ¿No estaremos siendo un tanto narcisistas y buscando diferencias que quizá no sean tan marcadas como nos gustaría creer?

Submit a comment