¿Cuánto vale tu privacidad? Las aseguradoras y el mercado para limones

¿Cuánto vale tu privacidad? Esta pregunta no es baladí. Mapfre ha puesto precio a la privacidad de sus asegurados: exactamente la valoran en (como máximo) el 60% del precio de la póliza del seguro del coche, a cambio de estar vigilados siempre que te metas en el coche (20minutos).

Por supuesto, el que se crea que aceptando estas condiciones va a ahorrar dinero es que no tiene ni idea de cómo funciona el mercado de las aseguradoras, un sistema de información asimétrica cuya descripción en 1970 le valió a George Akerlof años más tarde (en 2001) el premio Nobel de economía.

La teoría de George Akerlof se conoce también como la teoría del mercado para limones y funciona así: la compañía recopila sobre las personas tanta información como pueden, para poder catalogarlas acertadamente como casos de alto riesgo (limones) o de bajo riesgo (melocotones). Si resulta que eres un caso de alto riesgo lo tienes crudo, no te va a asegurar ni cristo.

La mejor situación para los asegurados es aquella en la que la aseguradora no puede determinar si eres de alto riesgo o de bajo riesgo (podrías ser de bajo riesgo para un seguro de coches, porque conduces reposadamente, pero de alto riesgo para un seguro médico, porque tienes asma desde que naciste; te conviene por tanto que la compañía no conozca ni tus virtudes ni tus defectos). Pues Mapfre quiere conocer mejor a sus clientes, para discriminarlos mejor, y sólo ofrece (y sólo a los buenos, porque a los otros no les renovarán cuando concluya la póliza) un máximo del 60% de la cuota. Y encima te vigilarán, mediante GPS, todas y cada una de las veces que te subas al coche.

¿Cuánto vale tu privacidad?

*** Bola extra: lo preocupante del mercado de limones es que los estados quieren aplicar este mismo criterio, cuando dicen que los obesos deben pagar más impuestos o que tal o cual perfil de ciudadano debe pagar más sanidad, están aplicando exactamente los mismos principios. Manda cojones que esos estados estén sostenidos con nuestros impuestos, ¿no creen?

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

3 Comments

  1. Salud

    Lo malo es que “obligan” a elegir. Entiendo que si una persona tiene repetidamente accidentes (sobre todo si son por su culpa) la aseguradora le vaya subiendo poco a poco las primas (tiene un buen sentido), pero no que ex ante te digan “te espiamos” y el cliente tan contento da todos sus datos en tiempo real (a fin de cuentas, tienen la capacidad de control total sobre los trayectos y el funcionamiento del carro)… Esto es como la gente que permite que en las discotecas les instalen un chip… Tanto luchar para que el Estado no vigile ni haga para que luego colguemos toda nuestra vida en la red, la compañía de seguros siga cada movimiento de nuestro carro y un chip dé todos los datos a discotecas, bares y cuanto local pueda ser compatible, si es que somos tontos…

    Hasta luego ;)

    PD: El problema no es que “oferten” esta opción, es que al final “la otra opción” terminará desapareciendo o siendo tan cara que se vuelva directamente inaccesible.

    bitacora.jomra.es forma parte de deigualaigual.net.

  2. No hay leyes que regulen esa invasión de privacidad? Hay casos de burlas, por supuesto, pero de ese modo todos vamos a caer en el saco de los ‘limones’ y a no poder hacer un seguro justo. Mismo con algunos males congénitos, como la asma, no somos más pasibles de causar danos a una aseguradora que simplemente al travesar la calle.
    Es el big brother…

Submit a comment