Catarsis económica

Les pido que me permitan un Off-topic. Bueno, les pido que me soporten un off-topic, porque lo que se dice permitir, no creo que puedan evitar que lo cuelgue :)

De un tiempo a esta parte oigo decir que hay crisis económica. Lo oímos referiéndose a la bolsa un día cada dos semanas (los otro 13 días, los días en que la bolsa sube, no nos dicen nada). El otro día decían que la bolsa volvió a caer (oh, apocalipsis) por debajo de la «barrera psicológica» (me encanta la falta de metáforas de los periodistas mediocres: las barreras psicológicas sirven en deporte, en la bolsa, en el precio del petróleo, estoy seguro que hasta para la ropa –ha superado la barrera psicológica de la talla 40– …) de los 13.000 puntos. Ay, carallo, pero si es la misma barrera psicológica que perdió la otra vez. He tenido un déjà vu. Se ve que entre una y otra recuperaron toda la pasta pero eso no salió en las noticias.

Y luego las mentiras, ganar en 2007 un 25% más que en 2006 y seguir gritando que viene el lobo para conseguir del gobierno facilidades tributarias que les hagan ganar más. Los bancos ganan un 25% más que en 2006, ¿realmente necesitaban entonces los 200.000 millones que el BCE sacó de la hucha este verano?

No chicos. Pese a todo lo que puedan leer, no hay tal crisis económica (al menos en aquí), estamos en catarsis económica. Una catarsis siempre es una victoria, porque de ellas se sale limpio y crecido, preparado para lo que venga. Lo cual no quita que los renacimientos no acarreen cierto dolor, pero quizá es un dolor que vale la pena padecer. La construcción especulativa nunca fue el futuro y esto era algo que tenía que pasar, estaba previsto aunque nieguen con la cabeza, porque saben que eso no era sostenible. Promover la creación de pequeñas empresas en todos los sectores, la investigación científica y el desarrollo tecnológico sí lo es.

Así que la próxima vez que les digan que la bolsa ha bajado, exijan un desglose: ¿ha bajado en qué sector? ¿en cuáles ha subido? Quizá ha bajado en la construcción (y bancos asociados) y ha subido en servicios y en otros sectores. Quizá la recolocación de todos esos peones de obra en sectores más sostenibles sea algo necesario, aunque en la transición haya algo de paro.

No es crisis, es transformación. Lo que sucede es que en la transformación los mejores situados cobrarán ventaja y, en todos los ámbitos, los que tienen ventaja en los viejos sistemas siempre temen el cambio, y difunden miedo para intentar que gane el inmobilismo (inmobiliarismo, en este caso).

Ah, y no soy economista ni experto en la materia ni nada parecido. Si esto te parecen tonterías haz lo más sencillo: no me hagas caso. Mañana más y sobre los temas de siempre. Sigan caminando, aquí no ha nada que ver.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

3 Comments

  1. Un negocio que ha abusado de todos nosotros, que nos ha aplastado bajo hipotecas de locura empieza a hacer aguas porque 1) la gente ya no tiene nada más que empeñar ni más años que hipotecar, 2) se ha construido todo lo construible 3) tímidamente se promueven otros tipos de negocio, que no se basen en el pelotazo inmobiliario.
    ¿De verdad creían que la situación de tener 3 de cada 10 locales comerciales en una calle de un barrio ocupados por Agencias Inmobiliarias era una situación sostenible? Esto iba a pasar y se veía venir, era inevitable, como las mareas.
    El problema es que hay quien ve sólo lo que le interesa, y utiliza la transformación en el modelo económico para asegurar que esto es el fin del mundo. Y no, no es así, es sólo el fin de un mundo abusivo, y esperemos que el negocio que siga sea algo más productivo y aporte algo de valor a la sociedad.

    Llevas toda la razón cuando dices que en los cambios se sale fortalecido y hay que mirar con perspectiva y saber que los empleos que se pierden ahora darán paso a mejores circunstancias. En lugar de llamar al alarmismo, deberíamos alegrarnos de que esto vaya a cambiar, arropar a aquellos que han perdido su empleo por culpa de la avaricia de los poderosos y mirar hacia delante.

    Ya sabes, lo llaman economía, pero quieren decir ideología.

Submit a comment