La antiweb

He aquí una captura de pantalla que tomé con mi móvil hace ya un par de semanas:

Lo que hay que notar en esa web no es que yo estuviera con la batería casi agotad a las 11 de la mañana (shame on me!), ni que yo traslade al móvil mi costumbre de no cerrar pestañas.

No, lo que hay que notar en esa captura de pantalla es que al visitar una web en Tumblr en un móvil, incluso en un móvil generoso capaz de mostrar las webs de forma más que completa, Tumblr convierte su web en una antiweb y decide secuestrar un importante pedazo de la pantalla para intentar que abandones la web e instales su aplicación.

Y no es cosa de Tumblr, por eso decidí no ponerlos en el título de este post. Es algo cada vez más habitual: numerosos servicios destruyen la función de su web para intentar convertirlas en un mero canal de conversión hacia la App, donde el usuario está mucho más cautivo.

A mí, no obstante, este tipo de mensajes me parecen dignos de un embaucador de barrio y me generan un rechazo altísimo. Desconozco qué efecto tienen en el visitante promedio, pero imagino que si alguien llega a tu web y tú en lugar de dejarles leer les antepones spam sobre tu aplicación, no deben estar muy felices.

[Esta captura es del 17 de mayo, unos días antes de que se anunciase la compra de Tumblr por Yahoo!.]

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

4 Comments

  1. Sí molesta mucho. Lo odio especialmente en la versión móvil del periódico barcelonés La Vanguardia, porque el “popup” es pequeñito y resulta difícil atinar a la X para cerrarlo. Un incordio.

  2. Salud

    No tengo de esos bichosmóviles listillos, así que estoy pocas veces ante ese problema… El otro día le pedí a un amigo que buscara un tema mutuo en una página (temas de horarios y otros), la cual estaba preparada para altas resoluciones (hasta en mi bichito se ve mal), así que le dije «pincha en la versión móvil» (un enlace al pie de la página), oh, sorpresa, no era una «versión web para móvil», sino un enlace a una aplicación (Android e iOS nomás). Así que no solo «fastidian» con mensajes gigantes de «instala nuestro programa» sino que, parece, para más de un programador-web la única forma de visitar una web es mediante un programa concreto. ¡Qué retroceso!

    Por supuesto, la aplicación pide tener acceso a TODO lo del bichomóvil. Ahí está la ventaja y la cuestión clave para reconducirte a esas cápsulas web (eso y que te impide vivir en un navegador).

    Hasta luego ;)

    PD: Al final era más cómodo consultar lo que queríamos de ese PDF que tenían para descargar que desde la aplicación móvil.

Submit a comment