Arrebatos de sinceridad

En un arrebato de honestidad, que ya he visto esta mañana pero que estoy casi seguro no será el único que vea, he de confesar que, a pesar de estar estrenando dominio, si me tocan los millones es posible que no me veáis estos días.

Siendo realistas como eso no va a suceder seguiremos leyéndonos con toda seguridad.