Cargados hasta los dientes… ¿de RFID?

Como lo leéis, ahora nos las clavan directamente (las etiquetas RFID, se entiende) en los dientes. La tecnología RFID, es una de nuestras protagonistas, y no podíamos saltarnos este [modo sarcasmo=on] gran paso para la humanidad [modo sarcasmo=off]. Se puede leer en DiarioTI, aunque yo no me habría enterado de no ser porque el inagotable Cyberfrancis también se hace eco del asunto:

El pequeño chip RFID tiene el tamaño de un grano de arroz, y reacciona ante los impulsos de radio emitidos por una unidad de lectura. Esta unidad puede, a su vez, estar conectada a sistemas de información, que entregarían el contenido del chip. El chip también puede proporcionar directamente información, como el nombre y fecha de nacimiento de personas.

Ah, ¡menuda ventaja! Un chip que va incrustado en el diente, seguramente para toda la vida… Y que contiene información nada relevante como mi nombre y mi fecha de nacimiento. Ahí, disponible para todo el mundo. Es cojonudo teniendo en cuenta que fabricar un detector casero no resulta precisamente caro….

A modo de ejemplo, se indica que el dispositivo puede ser usado por médicos forenses para identificar víctimas de catástrofes naturales; como el tsunami que asoló Asia en 2004

Ah, claro… Menudo comentario, como si los chips rfid hubieran evitado algo. Sí, y también deseo feliz año nuevo para todos y la paz en el mundo

En fin, cuando nos tengan a todos bajo la lupa recordaremos los tiempos en los que no había ni teléfono móvil ni todas esas cosas que tanto empeño ponen en que aprendamos a depender de ellas. Y sentiremos nostalgia.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

One Comment

  1. Cada vez que tenemos que abordar -con o sin figuras literarias- los “beneficios” del RFID no puedo evitar recordar los grandes desastres de la humanidad a lo largo de la historia. ¿Es que no aprendemos? Y podríamos hablar de varias películas “ciencia ficción” como Fortaleza Infernal o aquél Marte en el que Arnold tiene que extirparse un localizador que le habían implantado para escapar de la fuerza opresora…
    Por lo visto hay quien se empeña en utilizar técnicas de vendedor de mercadillo para “colarnos” lo que sea dejando pasar todos los aspectos denigrantes. La mayoría de los datos están ahí, que se usen bien o no, de nosotros depende. Perdón, ¿depende?

Submit a comment