Ancho de banda y brecha digital

Hablemos de adopción de Internet de banda ancha en empresas y su efecto en cómo trabajamos, o al menos cómo trabajan en Noruega, ya que los datos que se evalúan proceden de ahí. Advierto que no he tenido acceso al artículo completo pues está tras un paywall, así que por ahora nos quedamos con el abstract vía Marginal Revolution:

Encontramos evidencias que sugieren que la adopción de banda ancha en las empresas complementa a los trabajadores cualificados ejecutando tareas abstractas y no rutinarias, y sustituye a trabajadores no cualificados en la ejecución de tareas rutinarias. Puestos en común, nuestros hallazgos poseen importantes implicaciones sobre el debate actual sobre política de inversión gubernamental en infraestructura de banda ancha para potenciar la productividad y el crecimiento salarial.

La primera conclusión no es sorprendente: el trabajo mecánico es para las máquinas y la verdadera brecha digital no es el acceso a Internet sino el saber usarla (nótese que ese post es de 2008, y algún aspecto puede haber envejecido, pero también que la idea central se demuestra válida), saber qué hacer con ese acceso.

En primera derivada, no obstante, creo que antes incluso de alcanzar el punto concreto del gasto público (por cierto, sobre este tema y decisiones de compromiso recomiendo el post de Antonio Ortiz sobre la decisión de obligar a Telefónica a dar acceso a su fibra a otros operadores) hay que pensar si el problema no es de infraestructura tecnológica sino de capacitación para usarla. Dicho de otra forma, ¿no vale la pena repensar y mejorar el sistema educativo antes para que esa inversión pública en infraestructura no se convierta en dispendio?

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment