Patente estúpida del día: India patenta 1300 posiciones de yoga

La patente estúpida del día no es de software, pero sí estúpida. Gracias a Michel Godin leemos en Ria Novosti lo siguiente:

India patents 1,300 yoga moves

India has made available a list of 1,300 newly registered yoga poses, compiled to prevent the ancient moves from being exploited by patent pirates, the Times of India said.

Hindu gurus and some 200 scientists compiled the list from 16 ancient texts to prevent yoga teachers in the United States and Europe from patenting established poses as their own.

Lo peor de todo es que es cierto, hay señores dispuestos a proteger mediante propiedad intelectual «selecciones de posturas» y demandarte si usas su nombre sin pagar, o si modificas el conjunto de posturas ya seleccionadas.

Doctor en Química laser. Consultor especializado en gestión de conocimiento con software libre. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red. Fundador de Cartograf.

5 Comments

  1. Recuerdo haber leído alguna noticia que decía que se estaban patentando en USA esas posturas, teniendo origen en la India etc. Supongo que sí alguien tiene que proteger su patrimonio son los países donde se han originado.

    Saludos.

    • Sip, pero no tanto proteger mediante patentes como impedir que sean patentadas. EL comentario de timidín quinasa (más abajo, no estaba cuando tú comentaste) es bastante esclarecedor en ese matiz.

      ¡Gracias por el aporte! :)

  2. Concuerdo contigo en lo estúpido de la patente (o las patentes en general), pero no creo que sea tan así como se explica…

    Primero que la India no ha patentado posturas, sino que ha emitido una lista de posturas para que no se puedan patentar en otros paises.

    India has made available a list of 1,300 newly registered yoga poses, compiled to prevent the ancient moves from being exploited by patent pirates, the Times of India said.

    Hindu gurus and some 200 scientists compiled the list from 16 ancient texts to prevent yoga teachers in the United States and Europe from patenting established poses as their own.

    Se sirve del hecho de que para patentar algo se necesita que este algo cumpla 3 requisitos:
    – Novedad: la cosa patentada debe ser nueva. Si se puede demostrar que alguien la ha usado antes de patentarla (aunque hayas sido tú mismo) no se puede patentar. En este caso dice que han sacado las posturas de textos antiguos así que no son nuevas.
    – Acción inventiva: la persona o entidad que patenta tiene que haber inventado lo que se va a patentar, y debe demostrarse. En este caso, si han sacado las posturas de textos antiguos, es que ya estaban inventadas.
    – Aplicabilidad industrial: bueno, este punto sí que lo cumpliría porque el mero hecho de querer comercializar tu invención ya es una aplicación.

    De esta manera queda claro que no se pueden patentar posturas de yoga antiguas, y India lo que ha hecho es decirlo públicamente para evitar que se pantenten en otros paises (no juzgo si esto está bien o mal).

    Por otro lado, me extraña que en estos otros paises se patenten las posturas “as is”, sino más bien creo que lo que se pantentaría sería algo así como métodos de enseñanza concretos, etc. Recordemos que las leyes de propiedad intelectual no nos impiden usar contenidos protegidos si es para hacer docencia que, al fin y al cabo, es de lo que se trata en una clase de yoga.

    Saludos!

    • Cierto. Digamos que lo que han hecho ha sido decir, expresamente, que las posturas son de dominio público. Eso lo cambia todo. Tengo que tomar más café por la mañana :)

    • Muy interesante esta conversación. El caso concreto que conozco es Bikram y, efectivamente, la franquicia se basa es un método de enseñanza que abarca una secuencia concreta de posturas, el «diálogo» que los profesores pronuncian en clase y unas condiciones de entorno (grado de humedad y temperatura de la sala, incluido método de conseguir esa temperatura) específicas. Esto, sin embargo, no impide que se puedan montar y convertir en rentables negocios inspirados en Bikram pero sin ser franquicia y manteniendo así la libertad de crear su propio método. Así, hay escuelas que consiguen el calor con lámparas de luz infrarroja, otras que introducen modificaciones a la secuencia y al diálogo, etc. Como respuesta a esta nueva realidad (montar negocios que se basan sólo en parte en la marca de Bikram y no pasan po caja), la franquicia esta fortaleciendo los valores de la marca, por un lado, y se está posicionando como vía para competir profesionalmente (campeonatos, yoga como deporte olímpico), por otro lado. Pero la barrera de entrada a este negocio, en mi opinión, ha bajado mucho y sigue bajando.

Comments are closed.