Los nacionalistas europeos

Sabes que estás hablando con un euronacionalista cuando tu interlocutor:

  • se vanagloria de vivir en una sociedad más civilizada, tolerante y justa que la de los EE.UU., aunque en la mayoría de los casos no fueron nunca o estuvieron sólo de turismo, aunque conozcan de EE.UU. sólo lo que los medios les muestran. Está claro que en la mayoría de estados europeos no hay pena de muerte (y es algo importante), pero pare usted de contar. Ni más tolerancia ni más civilización ni más de nada.
  • se queja de que los EE.UU. están llenos de armas y que en Europa hay menos armas que en EE.UU., siendo por tanto menor la probabilidad de que te disparen. Columbine como icono; poco importa que los hechos no parezcan darles la razón. El número de hijos-de-puta-con-pistola por metro cuadrado es una constante universal.
  • se obcecará en que, para colmo, si te disparan te atenderán en un hospital público. Sí bueno, y mi abuelo pirotécnico. En todo caso, si les disparan en Holanda más vale que tengan seguro privado (o una VISA que soporte bien los apretones). Otros Estados europeos te exigen el pago de una cuota adicional si uno quiere tener sanidad algo más que básica.
  • insiste en que Europa es mucho más pacífica y tolerante que EE.UU., que en Europa primero se negocia y luego se hacen las guerras. Que EE.UU. invade países y Europa no. Seguramente han olvidado los Balcanes, y las dos guerras mundiales, y las centenarias guerras, rivalidades y odios entre Estados-nación europeos. Los millones de muertos enterrados en fosas comunes a lo largo del continente. Los miles de soldados europeos que se pasean por áfrica luchando en guerras de las que no hablan en la tele para defender intereses de los que tampoco habla nadie.

Y poco importa la vaguedad del uso del término Europa, empleado para designar un montón de cosas diferentes. ¿Qué es Europa? ¿Un continente? ¿El conjunto de estados-nación (unos 40) de ese continente? ¿La Unión Europea (un conjunto aún más reducido de esos estados-nación)? ¿La zona euro quizá? ¿La ciudadanía europea?

Pero Europa sigue molando más. Europa (aunque esto signifique hasta 5 cosas diferentes) sigue siendo más civilizada. Sí. Y racista. Europa aprobó la directiva de la vergüenza. Y vemos el rechazo al inmigrante aunque éste acceda a trabajar duro a cambio de menos dinero (siendo la diferencia salarial existente la responsable de que algunos pueblos «aquejados» de inmigración tengan algunas de las renta per cápita más altas. Recuerden El Ejido, en Almería, un pueblo rico en una provincia pobre incluso dentro de los estándares andaluces -a su vez, una de las regiones más pobres).

Algunos de esos Estados europeos, como el Reino Unido, tienen leyes que permiten retener a personas sin cargos hasta 42 días. ¡42 días! Sin cargos, sólo sospechas. Como Guantánamo, pero en la UE. La misma Europa (signifique lo que signifique) que no salvaguarda la mínima libertad a la intimidad (recogida en la declaración universal de los derechos humanos) y espía tus comunicaciones. La misma Europa que, en las vísperas de una sociedad digital completa donde todo (comunicaciones, compras, información, ocio) acabará sucediendo a través de la red acaba de destruir lo único que garantizaba la libertad en la red: la neutralidad, mediante la aprobación del paquete telecom esta misma semana.

Cuando todos esos argumentos desmitificadores no hacen mella en tu interlocutor, sabes que estás hablando con un euronacionalista, alguien que, por encima de todo, cree que Europa es mejor porque él nació aquí. Y la autocrítica que la hagan los otros. Cuando te das cuenta de eso sabes que la conversación no será fácil y que sólo raramente se sacará alguna conclusión provechosa. Con los creyentes es muy difícil argumentar.

Y ojo, que aunque la gente no acuda a votar en las elecciones europeas (nada sorprendente, visto que lo que elegimos es un circo que no tiene poder ni iniciativa legislativa ni que elegirá al presidente), aunque la gente se la pase discutiendo sobre otros temas y hable poco de Europa, el euronacionalismo campa más libre de lo que podría pensarse en una primera reflexión. Hagan el esfuerzo de pensar en ello la próxima vez que alguien les hable de EE.UU. y de la UE.

Y a mí me gusta no tener que pasar por aduanas para ir de un lugar a otro, el concepto de Europa como sitio por el que pasearte sin mostrar a nadie mi pasaporte y, según a dónde viaje uno, sin cambiar de divisa me gusta (creo que a todos). Pero hay una diferencia entre eso y pensar que la divinidad se materializó sobre el continente, dejando la inmundicia para el resto del mundo. Es la asunción de que inevitablemente va a ser mejor si es europeo lo que me irrita. El euronacionalismo, como todos los nacionalismos, ciega y prejuzga.

La siguiente vez que alguien me espete un topicazo sobre lo genial que es Europa y lo decadentes que son los iu-es-ei, creo que le pasaré directamente el enlace a este post y le preguntaré si nunca pensó que las cosas podrían hacerse mejor.

Doctor en Química laser. Consultor especializado en gestión de conocimiento con software libre. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red. Fundador de Cartograf.

5 Comments

  1. Salud

    La mayoría de euronacionalistas lo que hacen es extrapolar su nacionalismo a la UE (no a Europa, normalmente no se refieren a todo el continente, y lo de “UE” podríamos restringirlo a la Unión de 15, porque los países del Este siguen siendo países del Este -los otros frente a nosotros, el resto de la UE de toda la vida-). Y como bien señala, se basa fundamentalmente en la ignorancia.

    Hay cosas que son ciertas, o parcialmente ciertas (es mejor, mucho mejor, ser pobre en Andalucía que en Pakistán, eso no lo dude -y no digamos ya refugiado-), pero con esos hechos se llega a conclusiones como poco precipitadas (propias de los nacionalismos -sea “Europeo”, “Estatal” o “Regional”-, por otro lado).

    Además, que en el resto del mundo las cosas puedan estar peor en muchos apartados (la directiva de la vergüenza no es ni la mitad de represiva que la legislación federal gringa) no significa que lo que hay en la Unión esté “bien”, ese relativismo es conformista y, finalmente, reaccionario. Y esto no es un concurso de quién es el mejor.

    Solo un matiz en la comparación los 42 días con Guantánamo: Si bien es cierto que 42 días es una verdadera burrada (eso y los 6 meses de internamiento por ser inmigrante irregular -¡estar preso sin delinquir!-), en Guantánamo (o cualquier cárcel aunque esté en territorio nacional) a un terrorista (presunto siempre) se le puede detener indefinidamente (incluso el “buen” Obama pidió informes para NO enjuiciar a una serie de supuestos terroristas, a los que consideran peligrosos pero no tienen pruebas, así que quieren condenarlos sin condena y los servicios jurídicos le dijeron que sí, que puede, que la legislación lo permite sin problemas), y si no es estadounidense no tiene derecho a abogados. Indefinidamente es infinitamente más tiempo que 42 días. Sin que por ello quiera decir que “42 días” sea poco o admisible, que ya me parece mucho el tiempo en España para retenciones incomunicadas de presuntos criminales organizados (léase terroristas y mafiosos -siempre y cuando no sean políticos, claro-), que es de dos semanas si no mal recuerdo.

    Hasta luego ;)

  2. Saltándome falacias como “El número de hijos-de-puta-con-pistola por metro cuadrado es una constante universal” o “Como Guantánamo, pero en la UE” (demuestra que no sabes lo que es Guantánamo) y dándote la razón en cosas como la vagueza del concepto de Europa, el artículo en sí se basa en un error. Europa (cualquiera de esas cinco definiciones) no es una nación, por lo que no se puede decir que sus entusiastas sean “nacionalistas”. No se puede decir que alguien sea “nacionalista de la ONU” por mucho que ésta me guste, o “nacionalista occidental” por mucho que el concepto de Occidente me atraiga.

Comments are closed.