La UE vuelve a probar suerte con la RFID

En 2006, la UE abrió una consulta pública sobre RFID. Unos meses después se hizo público el resultado de esas encuestas: miles de respuestas y más de la mitad de los encuestados afirmaron desconfiar de la seguridad de la tecnología y exigían (ya en 2006) una regulación que detallara qué información podían incluir estos chips y cómo podía usarse.

Bien, un año y medio después, en febrero de 2008, la UE no ha regulado al respecto de la RFID más que los usos que tendrán las distintas regiones del espectro: todo lo que han hecho ha sido repartir la tarta entre militares, resto de instituciones públicas y empresas. ¿Sobre privacidad? Nada.

Y ahora la UE dice que va a buscar mayor privacidad en la RFID (Europa.eu via Ars).

Se estarán preguntando qué plan maestro ha trazado la UE para obtener seguridad y privacidad de una tecnología intrínsecamente insegura. ¿No se lo imaginan? La UE ha plantado en su página una nueva consulta en la que se nos permite opinar sobre el artículado del texto que han previsto. A mí me parece insuficiente, pues confía en el «código de conducta de la industria», que no estará obligada a nada.

Podría parecer que no han hecho nada y que no han pensado en este asunto pero es mentira: si esta encuesta les da unos resultados mejores (eso lo tienen fácil) que la de hace dos años, aunque esta mejoría sea insignificante, la táctica del inmobilismo y de dejar el vacío legal para verlas venir se estará confirmando exitosa. El desarrollo de tolerancia hacia las tecnologías de control reside en estos lapsos largos de tiempo con que se hace todo en esta materia: el tiempo ahoga las críticas y les da la razón; ellos lo saben y juegan a dilatarlo antes de tomar ninguna medida.

No dirán que no se lo hemos puesto fácil, desde este blog hemos trabajado por ellos y lanzado incluso una propuesta de ley ideal sobre RFID.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment