Sobre la algarabía generalizada con Google y el anonimato de nuestros datos

Al ir a comentar en el blog de La vigi la noticia sobre google y su anonimización de los datos de los usuarios pasados 18 meses he pensado que después de leerlo ayer en Meneame, en genbeta, en Kriptópolis y darle forma escrita a mi opinión me he dado cuenta que era útil exponerla en el blog. Como básicamente el trabajo de ordenar la idea ya lo he hecho para comentar, no me cuesta mucho más.

La noticia en sí es que Google convertirá en anónimos los datos de los usuarios pasados 18 mese s. Los seguirá guardando y aún le serán útiles para su negocio, pero ya no sabrán de dónde viene cada dato.

Sin duda ésa es una buena noticia, pero no es la que esperamos; es un paso adelante, pero no es la meta, y además es menos buena de lo que nos venden. Al fin y al cabo, ¿qué son 18 meses en internet? Si en internet las cosas van siete veces más rápido, 18 meses son casi una eternidad. Así pues no es que no esté de acuerdo con todos en que es una buena noticia, sólo invito a tomarla con calma y a quitarle colores, que significa -de facto- mucho menos de lo que desde Google nos hacen creer.

Consideremos, por ejemplo, que la legislación española (pendiente de adoptar la directiva europea sobre retención de datos de telecomunicaciones), en cuyo proyecto de ley [pdf] -que ha sido publicado hoy mismo- se prevé la obligatoriedad de guardar los datos durante un año. Y nunca el contenido, sólo la traza (aunque eso en internet sea imposible).

Por todo ello hoy nos tomamos esta noticia como un buen paso, pero la recibimos con tibieza. Es un mínimo paso adelante de Google, que con su maquinaria y su experiencia en vender noticias lo convierte todo en una fiesta con fuegos artificiales.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment