Resistiendo

Las 65 horas semanales han sido rechazadas. La blogsfera está que arde con un montón de blogs pendientes del asunto. La triste realidad es que en una UE aquejada por el síndrome de la gestapo y en la que la iniciativa legislativa no recae en el parlamento, sino en órganos externos no democráticos, esto no es más que una curva en el largo y tortuoso camino que conduce al final del estado del bienestar.