Red distribuida

Se llama red distribuida a una red que cumple lo que conocemos como «las tres condiciones»: ningún nodo tiene poder de veto, ningún nodo depende de otro nodo y ningún nodo es más influyente que otro nodo.

Las tres condiciones y la red distribuida ideal

  • Posee una topología tal que ningún nodo posee una centralidad mayor a ningún otro
  • La desconexión de un nodo nunca aisla a ningún otro nodo de la red.
  • Ningún nodo posee la capacidad de filtrar qué información circula por la red ni qué información llega a los demás nodos de la red.

La red distribuida así definida es ideal y no existe ninguna red que cumpla todas esas condiciones.

Internet, lo más parecido a ese ideal

Internet es, desde su concepción, el sistema más parecido a una red distribuida, pese a que sólamente satisface una de las tres condiciones anteriores: resulta muy posible para ningún nodo de la red el filtrar la información que recibe cualquier otro nodo.

Internet no es totalmente distribuida en tanto que la caída de ciertos nodos especiales dentro de la red (los puntos de acceso) desconecta de la Red a los usuarios que dependen de ellos.

Internet no es totalmente distribuida en tanto que dentro de la red no todos los nodos poseen la misma centralidad ni son igualmente influyentes (hay nodos con mayor centralidad y nodos con mayor influencia).

El mito de la red distribuida

Así contemplada, la red distribuida es un mito: un ideal inexistente e inalcanzable. Pero, en tanto que es un ideal que promete redistribuir el poder y la generación de riqueza abriendo la puerta a una meritocracia real, es un modelo de red a construir.

Dado que Internet es lo más parecido a una red distribuida (y ésta lo más parecido a la llegada de un mercado meritocrático ideal), es necesario actuar en primer término para que no se produzca una regresión que reduzca aún más el carácter distribuido de Internet y, en segundo término, para estabilizar y aumentar el mismo dentro de lo posible.

Enlaces relacionados

En esta Pedia

Enlaces externos