LibreOffice 3.3 RC1

Hoy ha salido liberada la primera versión candidata de LibreOffice, lo pudimos ver en el blog de la Document Foundation. He ido a probarla y debo decir que se integra muy bien con Gnome (en la primera versión el menú parecía sacado de Win95). Esta suite ofimática no será instalada por defecto en Ubuntu hasta abril del año próximo (versión 11.04), pero por lo que a mí respecta ya se puede usar sin peligros; y me he quitado un logo de Oracle de encima, que no está mal.

Pues vayámonos, respondieron a coro

Hace un mes se presentó LibreOffice, el fork que, ante el abandono de OpenOffice por parte de Oracle, lanzaban muchos de los viejos contribuyentes a este proyecto, bajo el paraguas de la recién fundada The Document Foundation. Está claro que lanzar un fork no garantiza el éxito, más bien es la casilla de salida de muchos proyectos. Y podría todo quedar ahí, pero Oracle tensó la cuerda obligando a los socios de OpenOffice a elegir entre un proyecto u otro… y la cuerda, parece, se le está rompiendo en forma de migración masiva de contribuyentes a LibreOffice. Váyanse marchando, dijo Oracle; así sea, respondieron todos como una única voz.

Váyanse marchando, respondió Oracle

Cuando hace unas semanas un amplio grupo de socios y colaboradores de renombre lanzó The Document Foundation y un fork de OpenOffice llamado LibreOffice, lanzaron también la invitación a Oracle de sumarse a The Document Foundation y, entre todos, recuperar el tiempo perdido por el proyecto de ofimática. Ahora ya sabemos la respuesta de Oracle: si van a estar en The Document Foundation, no pintarán nada en el panel de OpenOffice. Váyanse marchando. Así, Oracle da a entender que el fork le ha parecido un movimiento hostil y prefiere darse golpes en el pecho, cuan macho alfa, a ceder siquiera un palmo.

LibreOffice, tenía que pasar

LibreOffice

Hace algo más de un año que Oracle conmocionó al mundillo del software libre con la compra de Sun. Desde el primer día nos temimos lo peor, con especial interés en MySQL. Más de un año después la pérdida de la cultura corporativa en torno al software libre existente en Sun, diluida en la fuertemente privativa existente en Oracle era claramente visible. (Y por entonces aún no habíamos visto la demanda de Oracle a Google a cuenta de Java.)

La situación es ya insostenible. Si MariaDB apareció hace ya muchos meses como un fork de MySQL no controlado por Oracle, en menos de dos meses hemos visto nacer a Illumos, un fork de OpenSolaris (digan lo que digan) y, para hacer frente al inmovilismo de Oracle, que en más de un año no ha sacado ni un nuevo parche para OpenOffice, hoy se ha presentado LibreOffice de mano de la nueva Document Foundation, apadrinada entre otros por la FSF, OASIS, Google, Novell, Red Hat y Canonical(*).

Las cosas son así: el software libre es resiliente y el codigo GPL tiene estas cosas, es duro de matar. Y además, la palabra Open es una tibieza que nunca nos gustó, la palabra Libre es mucho más apasionante.

===
(*), Aunque no sé muy bien qué carajo ha hecho Canonical, porque la distrono está disponible en DEB, tan sólo en RPM.