El rival más débil

Es incómodo reconocer que la tecnología que hace posible que nos bombardeen con publicidad también ha conseguido desarrollar los mecanismos que nos permiten evitarlos. A pesar de que «los (así llamados) malos» siempre irán un paso por delante (simple lógica dialéctica, no puedes defenderte de una técnica de publicidad que no conoces) tenemos herramientas suficientes para bloquear y eliminar la mayoría sin que consigan su objetivo (que unas veces es nuestro dinero y otras tan sólo nuestra atención).

Ingeniería Social

«La ingeniería social funciona mejor con las grandes compañías, porque los empleados no se conocen entre sí y puedes hacerte pasar por ellos. En general, la ingeniería social es una técnica más rápida que ponerte a buscar vulnerabilidades en sus ordenadores, la razón es la estupidez de la gente. Se hizo una prueba en una estación de metro de Londres, donde se regalaba un bolígrafo a quien revelase la contraseña de su ordenador. El 70% de personas aceptó el cambio».
Kevin Mitnick, que ya ha aparecido antes por aquí