Escenas inquietantes en tiempos de pandemia

Van pasando las semanas y seguimos confinados en nuestras casas. Entre tanto, a medio camino entre el aburrimiento y la desesperación, nuevas rutinas y memes se van abriendo hueco: desfiles de coches de policía cantando el cumpleaños feliz o manifestaciones de balcón, entre las más visibles ahora mismo.

El primero que quiero comentar pudimos presenciarlo desde casa hace unos días. Una procesión de vehículos de cuerpos policiales diversos rondando el barrio mientras pone música infantil a todo volumen. En casa hubo consenso inmediato: es de lo más inquietante que hemos visto en estas semanas. Transmite algo a medias entre estar en un búnker nuclear y en el campo de concentración de La vida es bella. Es puro madmaxismo.

Codo a codo con esos convoys están las concentraciones multitudinarias en los balcones, que lo mismo sirven para aplaudir que para sacar a pasear las cacerolas a favor o en contra de unos y otros, o para silvar y denunciar a quien pasea por la calle, aunque desconozcamos sus motivos ni su situación. Estamos a dos excusas de tener a un populista avispado que saque partido de estos sentimientos.

Con el agravante de que los grandes extremos populistas que podrían sacar partido de esta deriva ya están en el parlamento. Es más, al menos uno de esos grupos está incluso en el gobierno. Y están encantados con estas performances. Saben que son su caldo de cultivo y lo van a alimentar.

Solo por eso vale la pena no sumarse a estas cosas.

No se trata, en absoluto, ni de afear la valiosa labor de la policía ni las buenas intenciones a quienes quieren mostrar agradecimiento (o queja). Debe haber otras formas de canalizar esas ganas de hacer las cosas bien; eso es todo lo que quería decir hoy.

Jose Alcántara
Resolviendo problemas mediante ciencia, software y tecnología. Hice un doctorado especializado en desarrollo de hardware para análisis químico. Especialista en desarrollo agile de software. Más sobre Jose Alcántara.

3 comentarios

  1. Mi padre era completamente opuesto a todo tipo de manifestaciones populares, y por mi parte sigo su ejemplo. Cuando pienso fríamente de qué sirve aplaudir desde el balcón (ya no digo expresar tus protestas, que eso ya lo considero totalmente inútil), pienso que realmente de nada, quizá si pasa en ese momento alguno de los homenajeados le haga sentirse un poco mejor, pero de nada más. Lo considero más un entretenimiento inocuo para los que no tienen nada mejor que hacer en estos momentos que otra cosa.
    Por mi parte, prefiero manifestar mi apoyo con una llamada telefónica o un meme gracioso enviado por whatsapp a los familiares cercanos que están trabajando en hospitales en estos momentos (no tengo a nadie en residencias o cuerpos de seguridad). Están viendo situaciones muy malas estos días, sumergidos en la impotencia de falta de medios, y creo que es mejor manifestar el apoyo recordándoles que no todos estamos tan mal.

    1. Estamos viendo situaciones terribles, y hay mucha gente trabajando con arrojo en un contexto donde lo normal es estar asustado (no hablo solo de personal hospitalario, sino de supermercados y resto de actividades esenciales que se pasan el día en tiendas rodeados de gente). Todos ellos merecen mi agradecimiento y quiero que lo sepan, pero me da un poco de repelús el movimiento balconario…

  2. Hola Jose! Creo que todo esto responde a que España, como democracia, todavía se encuentra en un proceso de construcción nacional. No crees?
    Con sentimientos tan polarizados respecto al sentimiento patriótico, entiendo que se intenta encauzar este proceso se construcción nacional a acciones más naif, si se hiciera como en otros países (ejército, por ejemplo) se levantarían sentimientos en contra. En Argentina ha sido noticia que el ejercito ha salido a la calle a colaborar en la emergencia del Covid. Aquí eso lo tenemos un poco más normalizado, pero porque la UME ya ha trabajado su imagen para ser percibida más como una especie de Protección Civil.
    Es cierto que el caldo de cultivo existe para que el populismo se aproveche de la situación. Pero no veo porqué limitarlo a esos dos partidos que comentas. Pablo Casado ya hablaba de conectar con la España de las banderas en el balcón y Pedro Sánchez no creo que desaproveche la ocasión.
    En fin, se vienen tiempos interesantes y yo cada vez tengo más ganas de tiempos aburridos…

Los comentarios están cerrados.