Es más importante saber instalar una aplicación web que aprender a programar

Luke Skywalker con Yoda

Hace años que tenemos claro que en el futuro (no se pierdan las cursivas, porque ya hace años que llegamos ahí) las personas se separarían en dos grandes grupos: las que saben cómo modificar el comportamiento de la máquina para que se adapte a sus necesidades y las que no. De forma algo más poética, es lo que Rushkoff recogió en su celebrado Program or Be Programmed, que en su día revisamos.

Recientemente hay un hype en torno a aprender a programar. La versión oficial es algo así como «aprende a programar y cómete el mundo». La implícita parece ser que si no sabes programar eres un pringao.

No es que esté mal aprender a programar, en general es preferible tener unas nociones básicas de programación (como las que se pueden obtener en Codecademy) a no tenerlas, pero creo que la clave no es tanto saber programar como ser autónomo con una computadora: ser capaz de tomar una pieza de software e instalarla, configurarla y adaptarla a tu necesidad y la de tu proyecto, sea éste un proyecto comunitario o empresarial.

Programar no es un fin en sí mismo (aunque, repito, la lógica mental que se desarrolla al hacerlo siempre te va a servir). Es un medio para un fin, y el fin es ser autónomo.

En este sentido, es mucho más importante aprender a configurar un aplicación web (un blog, un lector de feeds, una wiki, cualquier cosa te sea útil a ti o a tu entorno) que te permita acceder de forma autónoma a herramientas y funciones que de otra forma no puedes aprovechar que saber programar esa misma herramienta.

Te abre más oportunidades saber cómo instalar un WordPress, un OwnCloud o un Etherpad que saber programar en Ruby on Rails, PHP o NodeJS, aunque el paso natural tras aprender a instalar un WordPress sea aprender (al menos, un poquito) de PHP (y un poco lo mismo con las demás herramientas). Al fin y al cabo, antes o después querrás personalizar algo y te tocará aprender a tocar al bicho.

Por eso me sorprende que todos los que repiten la cantinela de «aprender a programar te hará libre» no hagan hincapié en la verdadera piedra angular de la autonomía: ser capaz de poner en marcha sin sufrir en el intento tu propio servidor básico y configurar cualquier herramienta que te haga falta.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

11 Comments

    • De acuerdo con que saber programar te permite aprender a instalar aplicaciones de éstas y solventar las dificultades que surjan en el camino.

      Del mismo modo que aprender a hacer una paella te da el skill básico para freir un huevo. Pero quizá es más fácil primero freir un huevo… y mañana abordamos algo más complejo :-)

      No es que programar sea especialmente difícil. Cualquier licenciado en ciencias debería aprender a programar durante la carrera, y no sería un handicap para terminarla, te lo aseguro, pero no deja de sorprenderme que todo el mundo haya aprendido a instalar Photoshop pirata (con lo que hay que liar para saltarse el sistema anticopia de Adobe!) pero casi nadie haya aprendido a instalar un WordPress, que está claro que no es como hacer doble click… ¡pero casi! :D

      • Es que para mi la programación es la base (el freír un huevo) y a partir de ahí se va a más, pero leyendo el resto de comentarios creo que estoy pecando de “deformación profesional” y hay otro punto de vista más de usuario que no había acertado a ver.

        De todas formas sigo pensando que no son excluyentes y que aprender a programar te aporta unas cosas y aprender a instalar el wordpress otras posiblemente más prácticas pero igual de necesarias.

  1. Muy acertado tu post. Yo soy de las que sabe un poco de php, un poco de python, un poco más de javascript, un mucho de html+css, un script por aquí, una función por allá… en fin, he ido siempre picoteando para apañarme por mí misma delante de un ordenador y hacer que la máquina haga lo que yo quiero. Cuando me preguntan si sé programar, no sé qué decir, no sé programar desde cero, pero sé leer un trozo de código, entender de qué va y modificarlo para implementarlo en otro lugar si eso es lo que necesito.

    Claro que yo a todos mis amigos periodistas les recomiendo que aprendan a programar, pero ahora, al leerte, me doy cuenta de que en realidad lo que les recomiendo es que sean autónomos y no dependan de nadie para cosas básicas como etiquetar en html un texto (no sabes la de veces que he enseñado a poner negritas).

    A todo eso, en mi caso diría que las clases de Latín me ayudaron mucho a desarrollar mi mente “programadora”. En el latín tenías que aprender a declinar las palabras y a combinarlas para luego construir frases coherentes con ellas (lo de las declinaciones y el uso de los verbos en euskera también es todo un mundo), así que creo que eso te cuadra bastante la mente. Yo siempre que digo que los lenguajes de programación son sobre todo eso, “lenguajes”, no sé por qué se hace esa diferencia entre los de “Letras” y los de “Ciencias”, pero en fin, yo es que de pequeña quería ser “Hombre (no mujer, que ya veía yo que las mujeres no pintaban nada) del Renacimiento”, así que igual no sirvo de ejemplo.

    pd: en otro orden de cosas, no sé freír un huevo pero sé hacer unos pimientos rellenos de bacalao que están de muerte ;)

    • Es que a los periodistas hay que recomendarles de todo, que muchos son un poco numerófobos y así les va: están todos haciendo palmas con las orejas con el «periodismo de datos» y resulta que te asomas a un taller de periodismo de datos y les están explicando cómo leer un porcentaje, cosas a un nivel que mi profesor de mates del instituto los habría mandado al calabozo si le responden mal… Así que está bien que les pidas que aprendan a programar :D

      En la parte de la autocrítica, está claro que una webapp es moderadamente compleja, pero por una parte echo en falta que no haya instaladores (aún más) fáciles para estas cosas. No digo un «siguiente siguiente siguiente fin», pero algo que aprenda de lo que se hizo mal en el escritorio y mantenga lo bueno.

      Y por la otra parte de autocrítica, los paneles actuales son bastante sencillos. De verdad, te contratas un hosting compartido en cualquier sitio, vas a «instalaciones en 1 click» y ahí tienes un montón de apps que te instalan y configuran básico en 30 segundos, desde WordPress a OpenX (servidor de anuncios) pasando hasta por Joomla! (xDDD). Pero mucha gente tan sólo se encierra en su burbuja («esto es muy dificil para mi, yo no soy informático»). Esos, por mucha didáctica que hagamos, tienen que empezar superando sus propias movidas mentales, jaja.

      • Bueno, yo cuando he dado talleres de WordPress he obligado a todo el mundo a hacerse una cuenta en CdMon (parece que me pagan comisión, pero no, es que tienen un servicio de hosting “de prueba” gratuito que va ideal para estas cosas) y de repente flipan con lo sencillo que es instalarse un WordPress, en dos clicks). Porque lo que no veo lógico es

        a) dar un curso de una mañana sólo para enseñar la instalación manual vía FTP y la creación de una base de datos sql, cuando con los instaladores de la mayoría de hostings eso ya no es necesario (y he visto esos cursos, a su buen precio, claro, como si enseñaran la piedra filosofal) y

        b) dar un curso de cómo se usa WordPress sin enseñar antes lo fácil que es instalarlo en un servidor cualquiera.

        Yo creo que como “consultora” (o como quiera que se llame esta profesión nuestra) me iría mejor (económicamente, digo) pasándome al lado del oscurantismo, pero a mí lo que me gusta es empoderar (verbo de moda en ciertos ámbitos, en fin) a las personas y abrirles la cabeza a nuevos conceptos y que vean que no hace falta ser un súper-informático para realizar ciertas tareas.

    • Gracias Adrián, como digo, programar un poquito es importante (te abre un mundo de pequeñas cosas que puedes automatizar en tu día a día tan sólo el hecho de pasar unos domingos aprendiendo algo de Python), pero creo que hay muchos otros frentes que también hay que cuidar cuyo impacto empoderador (por lo accesible a un público interesado potencialmente mucho mayor) sería increíble.

  2. No deja de ser curioso que la histeria del aprender a programar (en inglés dicen learn to code que, por lo que he leído, significa una actividad mucho más reducida que el learn to programme) coincida en el tiempo con el hype de los tablets en los colegios. Si miramos los promotores de ambos movimientos (gobiernos, empresas grandes) ninguno tiene track record a favor de la autonomía y el empoderamiento de las personas :-\

Submit a comment